Más crisis política en Perú tras regreso de Montesinos

El regreso del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos causó hoy un terremoto político en Perú, que precipitó una crisis de Gobierno, el rechazo de la Organización de Estados Americanos (OEA), el derrumbamiento de la Bolsa de Lima y rumores de golpe de Estado.

23 de Octubre de 2000 | 23:18 | EFE
LIMA.- El regreso del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos causó hoy un terremoto político en Perú, que precipitó una crisis de Gobierno, el rechazo de la Organización de Estados Americanos (OEA), el derrumbamiento de la Bolsa de Lima y rumores de golpe de Estado.

Montesinos llegó esta madrugada a una base militar situada 142 kilómetros al sur de Lima, con la autorización expresa del Gobierno peruano, tras haber abandonado Panamá, según él, "por razones de seguridad" y sin conocimiento previo de las autoridades panameñas.

La actitud del Gobierno provocó la dimisión del vicepresidente primero, Francisco Tudela, quien afirmó que el regreso del ex asesor Montesinos "reta al poder constitucional en el Perú".

Tudela señaló que su renuncia "no es una decisión que tenga ningún elemento personal contra el presidente", y que Fujimori "es víctima de fuerzas que lo superan, pero yo no puedo ser una comparsa a estas fuerzas y guardar silencio frente a lo que ocurre".

"Es difícil saber quién manda en la actualidad en Perú, pero yo sí creo que el señor Montesinos ha retado al poder constitucional y sí creo que el comunicado de (los ministerios de) Defensa e Interior tiene un grave error constitucional que es difícil para mi considerar como casual", agregó Tudela.

Aludió así a la actitud del Gobierno de condicionar las próximas elecciones a la aprobación previa de un proyecto del Gobierno que le de rango constitucional a las leyes de amnistía de 1995 y amplía su alcance a los hechos vinculados a "la lucha contra el narcotráfico".

El vicepresidente segundo, Ricardo Márquez, respaldó la posición de Tudela, consideró "una provocación" el retorno de Montesinos y dijo que está evaluado la posibilidad de dimitir del cargo.

Tras la dimisión de Tudela, Fujimori convocó una sesión urgente del Consejo de Ministros, que duró más de dos horas sin que se haya informado nada de lo tratado en ella.

Después de reunirse con sus ministros, Fujimori recorrió varios cuarteles militares, con la intención aparente de demostrar que las fuerzas armadas están bajo su control y no hay riesgo de un "golpe".

Un sector de la oposición política consideró el regreso de Montesinos como una "actitud desesperada ante la inminente negativa de Panamá de darle asilo", mientras que otros la consideraron una acción dirigida a dar un golpe de Estado contra Fujimori.

Pese al "terremoto político", los delegados de la oposición en la Mesa de Diálogo que promueve la Organización de Estados Americanos (OEA) asistieron a la reunión programada para hoy en esa instancia de negociación política con el Gobierno.

Estaba previsto que el tema central de la reunión iba a ser la propuesta del Gobierno para que se le de rango constitucional las leyes de amnistía vigentes en favor de los militares y policías.

En el plano externo, el secretario general de la OEA, César Gaviria, afirmó hoy que "los últimos acontecimientos de Perú ponen en peligro su regreso a la plena normalidad democrática" y señaló que Fujimori autorizó el regreso de Montesinos "como si ello fuera algo natural y compatible con la democracia del país y no como algo que pone seriamente en peligro la estabilidad democrática del Perú".

Lamentó que Montesinos haya decidido regresar "justo el día en que el Gobierno presentaría su propuesta de acuerdo sobre reconciliación, como quiera que ello genera un efecto de intimidación sobre la oposición y la sociedad civil, incompatible con el clima de respeto mutuo y entendimiento que debe prevalecer".

La preocupación de Gaviria se basó en los intensos rumores de un golpe de Estado que arreciaron tras el regreso de Montesinos, que supuestamente contó con el respaldo de un sector de las fuerzas armadas que exigiría su retorno al poder.

El jefe del ejército y del comando conjunto de las fuerzas armadas, general José Villanueva, y la más de la mitad de los miembros del alto mando del ejército fueron designados en esos cargos por recomendación de Montesinos y fueron compañeros de éste en la promoción 1966 de la escuela militar de Chorrillos.

El impacto del "terremoto" político en la economía se sintió de inmediato en la Bolsa de Lima, que vivió una jornada considerada "trágica" por los operadores de ese mercado, al caer sus indicadores un 2,34 por ciento.

"Fue una jornada trágica para el mercado, pues los inversores locales liquidaron sus tenencias por el agravamiento de la crisis políticas que se ha producido con el regreso del señor Montesinos", comentó un agente de bolsa.

La caída fue la segunda más pronunciada del año después de la que se produjo el 18 de septiembre, a raíz de la decisión de Fujimori de cortar abruptamente su Gobierno y convocar a elecciones adelantadas, para salir de la crisis que generó el escándalo de corrupción que protagonizó Montesinos y que provocó su salida a Panamá.

Ese día el mercado se desplomó al ubicarse su Indice General, que abarca las 31 acciones más importantes de la plaza limeña, en -5,72.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores