Cumbre de los Balcanes renueva esperanzas en la región

El Presidente yugoslavo Vojislav Kostunica indicó durante la cumbre que su país está dispuesto a incorporarse al diálogo con sus vecinos para recomponer relaciones después de la devastación que dejó una década de conflictos étnicos.

25 de Octubre de 2000 | 10:49 | Associated Press
SKOPJE, Macedonia.- El nuevo Presidente yugoslavo Vojislav Kostunica prometió hoy una nueva era en las relaciones de los países balcánicos, en una cumbre regional convocada para explorar modos de mejorar la colaboración ahora que no está Slobodan Milosevic.

Pero Kostunica tuvo que escuchar indicios del resentimiento que persiste en la región tras los sangrientos conflictos que marcaron los 13 años de régimen de Milosevic.

El Presidente de Albania Rexhep Meidani culpó al "régimen criminal de Belgrado" por los problemas de los Balcanes, y exhortó al nuevo gobierno a enviar a Milosevic y otros al tribunal de crímenes de guerra en La Haya "como señal de arrepentimiento por las atrocidades de la guerra".

El viceprimer ministro de Croacia Goran Granic calificó al régimen de Milosevic de "principal fuente de inestabilidad y generador de crisis", y pidió a Kostunica "denunciar abiertamente del régimen anterior".

Por su parte, Kostunica, al llegar a la cumbre de un día, Kostunica dijo que su ascenso al poder este mes "abre una nueva página" en la historia de su país tras una década de conflictos étnicos bajo Milosevic.

"Yugoslavia se ha encaminado hacia su futuro y al mejoramiento de relaciones, tanto bilaterales como multilaterales", afirmó. "Eso es muy importante para nosotros".

Posteriormente, Kostunica dijo a los participantes de la reunión que "los Balcanes necesitan paz y estabilidad" y que "Europa necesita Balcanes pacíficos y estables".

Agregó que Yugoslavia está dispuesta a incorporarse al diálogo con sus vecinos para recomponer relaciones después de la devastación que dejó una década de conflictos étnicos.

"Con un diálogo sensible y de buena voluntad, sin acusaciones ni autoacusaciones por anticipado, liberándonos pacientemente de los prejuicios acumulados, seremos capaces de solucionar los problemas que atribulan nuestras relaciones", agregó. "Debemos convivir en paz y cooperar como mejor nos convenga. Estoy convencido de que así será".

Fue un mensaje promisorio para los líderes de la región, que esperan que la paz mejore sus posibilidades de conseguir ayuda económica y de integrarse a instituciones occidentales como la OTAN y la Unión Europea.

La victoria de Kostunica en las elecciones del 24 de septiembre y el levantamiento posterior que obligó a Milosevic a admitir la derrota han despejado las amenazas inmediatas de nuevas guerras. También suscitaron esperanzas de que los problemas restantes en los Balcanes -las candentes tensiones étnicas y disputas regionales- puedan resolverse.

"Estamos viviendo una era verdaderamente histórica", dijo el presidente de Macedonia, Boris Trajkovski, al convocar la cumbre. "Estamos enviando una señal positiva y un compromiso firme de que estamos dispuestos a dar un paso al frente en nuestra cooperación".

Los países balcánicos -Grecia, Turquía, Bulgaria, Rumania, Albania, Macedonia, Bosnia-Herzegovina, Yugoslavia y Croacia- han efectuado varias reuniones similares desde su primera cumbre en Bulgaria en 1996. Milosevic, a quien se atribuye el derramamiento de sangre en los Balcanes durante la década pasada, sólo participó en una de ellas, en Grecia, en 1997.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores