Baja la tensión en Medio Oriente tras semanas de extrema violencia

La violencia se redujo considerablemente este miércoles en Israel, mientras hebreos y palestinos reanudaban sus contactos para examinar la forma en aplacar la tensión, condición previa del Presidente estadounidense, Bill Clinton, para que las dos partes vuelvan a la mesa de negociaciones.

25 de Octubre de 2000 | 15:30 | AFP
GAZA.- La violencia se redujo considerablemente este miércoles en Israel, mientras hebreos y palestinos reanudaban sus contactos para examinar la forma en aplacar la tensión, condición previa del Presidente estadounidense, Bill Clinton, para que las dos partes vuelvan a la mesa de negociaciones.

Una delegación palestina encabezada por el director general de Seguridad de la Franja de Gaza, el general Abdelrazzak al Majaeda, y una delegación israelí liderada por el jefe de la comandancia sur, el general Yom Tov Samia, se reunieron al atardecer en la Franja de Gaza, indicó a la AFP un responsable palestino.

En la mañana, el ejército israelí había anunciado que el general Samia y el general Yitzhak Eitan, comandante de la región central, que incluye a Cisjordania, se reunirían por separado "en el transcurso del día" con sus homólogos en el seno de los servicios de seguridad palestinos.

Al fin del día no se había confirmado un segundo encuentro. El objetivo de esas reuniones es "intentar hallar los medios para reducir la violencia", había indicado el ejército en un comunicado.

Un responsable de Seguridad palestino indicó que esas reuniones también abordarían "el retiro de la presencia militar y de los blindados (israelíes) desplegados en la entrada de las ciudades palestinas".

El jefe de la Seguridad Preventiva en Gaza, el coronel Mohammad Dahlan, afirmó a la AFP que las dos partes examinarán la aplicación de los compromisos alcanzados en la cumbre de Charm el Cheij (Egipto), celebrada el 17 de octubre, para poner fin a la violencia.

Clinton, que la noche del martes habló por teléfono con el Primer Ministro israelí, Ehud Barak, y con el Presidente palestino, Yasser Arafat, dijo este miércoles en rueda de prensa que el dirigente palestino está en condiciones de "reducir considerablemente el nivel de violencia".

Una vez más, Clinton llamó a los dirigentes a cumplir con los compromisos de la cumbre de Charm el Cheij. "En los próximos días sabremos si las partes pueden volver al camino" de las negociaciones de paz, dijo el Mandantario estadounidense.

En Gaza, un responsable palestino afirmó a la AFP que Arafat y Clinton se reunirán a principios de noviembre en la Casa Blanca. Al mismo tiempo, un alto responsable militar israelí dijo que el ejército está preparado para retirarse de sus posiciones en las inmediaciones de las ciudades palestinas si el nivel de violencia se reduce de forma significativa en los próximos días.

"Si hay un cambio real, ello nos permitirá retirar a nuestras fuerzas", declaró en rueda de prensa el mayor-general Guiora Eiland, jefe de operaciones del estado mayor del ejército.

Por su parte, Barak envió la noche del martes a un emisario especial, Yossi Guinossar, a Gaza, para reunirse con Arafat. El contenido de esa reunión no fue revelado. En el terreno, donde la violencia cobró desde el 28 de septiembre 138 muertos y más de 4.000 heridos, en su inmensa mayoría árabes, los incidentes se redujeron notablemente este miércoles, quizás en virtud del mal tiempo reinante.

No obstante, 11 manifestantes fueron heridos por disparos de soldados israelíes en enfrentamientos que se produjeron en varios puntos de la Franja de Gaza, indicaron fuentes hospitalarias.

Al caer la tarde, un tiroteo se produjo entre palestinos y soldados israelíes en Belén y en la vecina localidad de Beit Sahur, indicaron testigos, sin indicar en lo inmediato si se registraron víctimas.

En una entrevista publicada por el vespertino francés Le Monde, el jefe en Cisjordania del Fatah de Yasser Arafat, Marwan Barghuthi, afirmó que los israelíes "deben aceptar negociar durante los enfrentamientos".

"La verdadera razón de la actual Intifada es poner fin a la ocupación. La Intifada durará mientras dure la ocupación (...). Los israelíes nunca dan algo sin ser obligados por la fuerza", añadió Barghuthi.

En Israel, el proyecto de Barak de formar un gobierno de unión nacional con el Likud, principal formación de oposición de derecha, de Ariel Sharon, tropezaba con nuevas dificultades, provocadas por el regreso a la escena política del ex Primer Ministro y ex jefe del Likud, Benjamin Netanyahu.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores