Laurent Gbagbo llega al poder tras revuelta en Costa de Marfil

"El ejército me apoya. Voy a reunirme con todos los comandantes de las unidades en un momento y daré mis órdenes", indicó Gbagbo. Decenas de miles de personas tomaron las calles de la principal ciudad del país, Abidjan, donde soldados leales al ex gobernante miliar, Robert Guei, dispararon contra los manifestantes, hiriendo al menos a 20.

25 de Octubre de 2000 | 15:47 | Reuters
ABIDJAN.- El líder socialista Laurent Gbagbo se proclamó presidente el miércoles en Costa de Marfil, tras una revuelta popular que derrocó al gobernante militar Robert Guei.

Gbagbo dijo que tenía el respaldo del ejército y que Guei había huido a Cotonou, la principal ciudad de Benin.

"No hay dudas, soy el nuevo presidente", afirmó Gbagbo, quien dice haber ganado las elecciones del domingo, al canal de televisión 'TV5' de Francia en entrevista telefónica.

"El ejército me apoya. Voy a reunirme con todos los comandantes de las unidades en un momento y daré mis órdenes", agregó.

Aunque todavía se reportaban tiroteos de las fuerzas leales a Guei en Abidjan, Gbagbo dijo que la "Brigada Roja" de la guardia presidencial de Guei también lo respaldaba.

Decenas de miles de personas --Gbagbo dijo que cientos de miles en todo el país-- tomaron las calles de la principal ciudad del país, Abidjan, donde soldados leales a Guei dispararon contra los manifestantes, hiriendo al menos a 20.

Los ayudantes de Gbagbo dijeron anteriormente que 11 personas habían muerto en las protestas del martes, luego que Guei disolvió el Comisión Electoral Nacional que había organizado las elecciones del domingo y se proclamó el ganador.

"Me inclino respetuosamente ante los que fueron asesinados cuando la barbarie del general Guei causó el tiroteo", dijo a la nación en una intervención trasmitida por la radio y la televisión estatal.

Tiroteos sostenidos, acompañados por esporádicos estallidos de granadas, sacudieron al distrito administrativo Plateau de Abidjan durante gran parte de la mañana.

Los partidarios de Gbagbo, junto a soldados y gendarmes paramilitares, permanecieron sobre el terreno, cantando con el ruido de las armas de fondo.

Los tiroteos, aparte de las descargas de celebración disparadas al aire, cedieron paso a los bailes cuando los partidarios de Gbagbo festejaron la salida del hombre que había gobernado el tradicionalmente tranquilo país de Africa occidental desde su primer golpe de estado el 24 de diciembre de 1999.

"Queremos que Gbagbo nos libere" dijo a Reuters Didier, un técnico en computación desempleado, de 31 años, pidiendo empleos para los jóvenes. "Guei es un golpista. Dio un segundo golpe de estado".

Hace una década, Gbagbo, ahora de 55 años, lideró la lucha que llevó el sistema multipartidista a Costa de Marfil, el principal productor de cacao del mundo.

Antes de las elecciones del domingo, había amenazado con protestas populares al estilo de las que ocurrieron recientemente en Belgrado, si le era negada la victoria.

Guei, de 59 años, convocó a comicios presidenciales y parlamentarios el 10 de diciembre para regresar el país a las normas constitucionales tras el golpe de estado del año pasado.

Su decisión de autoproclamarse vencedor sigue el camino de numerosos líderes africanos que llegaron al poder por la fuerza y luego buscaron legitimidad a través de las urnas electorales.

"Costa de Marfil no puede aceptar este golpe de estado electoral", dijo Gbagbo. También prometió reconciliación nacional y aseguró a la comunidad internacional que el país respetará sus compromisos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores