Augurios pesimistas: más violencia en Jerusalén

Las fuerzas de seguridad israelíes reforzaron su presencia en el este de Jerusalén ante el temor de nuevos actos de violencia tras el ataque suicida en la franja de Gaza, en el que un palestino detonó una carga explosiva al llegar a un control militar de Israel.

27 de Octubre de 2000 | 09:24 | AP
JERUSALEN.- Las fuerzas de seguridad israelíes reforzaron su presencia en el este de Jerusalén ante el temor de nuevos actos de violencia tras el ataque suicida en la franja de Gaza, en el que un palestino detonó una carga explosiva al llegar a un control militar de Israel.

Las medidas de seguridad se hicieron más drásticas en la víspera del día tradicional de plegarias de los musulmanes, este viernes. El portavoz de la policía de Jerusalén Shmuel Ben-Ruby informó que se enviaron refuerzos a la zona este de la ciudad, donde predomina la población palestina.

También se prohibió el ingreso de hombre menores de 35 años a la mezquita de Al-Aqsa, en el Santuario Noble, una colina, que es considerada sagrada por las dos religiones.

Fue precisamente una visita al sitio por el político de oposición israelí Ariel Sharon, hace un mes, lo que desató la actual oleada de violencia, que ha dejado un saldo de más de 130 muertos, la mayor parte palestinos.

Las fuerzas de seguridad temían actos de violencia en Cisjordania y Gaza. Según versiones en Israel, extremistas musulmanes han instado a los palestinos arreciar sus protestas y agredir a los israelíes tras el final de las plegarias.

Ayer, un ciclista detonó una carga explosiva, que llevaba en una bolsa, al aproximarse a un control militar israelí en Gaza. Las autoridades identificaron al atacante como Nabil Araeer, de 24 años. Araeer se mató e hirió levemente a un soldado israelí.

El grupo extremista Yihad Islámico se atribuyó la responsabilidad del atentado. Se trata del primer ataque suicida con bomba en el mes de enfrentamientos, lo que alimentó los temores de que Israel vuelva a ser blanco de los atentados contra autobuses, mercados y otros sitios públicos, que dejaron docenas de muertos a mediados de la década pasada.

Esos atentados disminuyeron drásticamente en años recientes, sobretodo tras la elección en mayo de 1999 del Primer Ministro israelí Ehud Barak. Con las gestiones de paz prácticamente en estado de coma, los militares israelíes presagian una escalada del conflicto.

En las Naciones Unidas, en tanto, el Consejo de Seguridad se abstuvo emitir una decisión que autorice la formación de un contingente de la ONU con la misión de proteger a los civiles palestinos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores