Clase media brasileña sufriría aumento de impuestos

Pese al desmentido vehemente del Presidente Fernando Henrique Cardoso, quien declaró que "Dios me libre de sacarle algo a la clase media, incluso porque yo pertenezco a ella y no quiero sufrir más", no parecen existir otras alternativas para obtener más recursos.

30 de Octubre de 2000 | 21:28 | ORBE
RíO DE JANEIRO.- El gobierno de Brasil parece decidido a afectar con nuevos impuestos a la sacrificada clase media del país para financiar el aumento del reducido salario mínimo, uno de los menores del mundo con valor inferior a 82 dólares .

Pese al desmentido vehemente del Presidente Fernando Henrique Cardoso, quien declaró que "Dios me libre de sacarle algo a la clase media, incluso porque yo pertenezco a ella y no quiero sufrir más", no parecen existir otras alternativas para obtener más recursos.

Sea a través de la unificación de la tasa de Impuesto a la Renta o del aumento de otros impuestos, aplicadas por la estructura fiscal brasileña, ese aumento de recaudación siempre terminará por salir del bolsillo del escalón más bajo de la clase media.

El economista Ricardo Fassano, del Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea), financiar el aumento del salario mínimo a 100 dólares requerirá recursos adicionales, estimados en unos mil 900 millones de dólares.

Eso debido principalmente a la incidencia de ese aumento sobre la previsión social, cuya menor pensión debe ser igual a un salario mínimo. Para financiar ese nuevo gasto, el gobierno tiene que cortar recursos de otros rubros del presupuesto o aumentar impuestos.

Como el ajuste fiscal ya ha cortado todo lo que era posible para producir los superávits primarios a que Brasil se ha comprometido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a mantener, la única salida es aumentar impuestos.

Otro estudio del Ipea, dependiente del Ministerio de Planeamiento, ha comprobado que la estructura impositiva del país es muy regresiva y recarga a quienes ganan menos, aunque exima del impuesto a la renta a quienes ganan menos de 485 dólares.

Sin embargo, el secretario de las Rentas Federales Everardo Maciel tiene una solución que haría innecesario volver a afectar a la clase media: cobrar todos los impuestos ya existentes a todos los contribuyentes.

En su opinión, Brasil ya no está en la época en que a cada real recaudado correspondía otro real de impuestos evadidos, pero la evasión sigue siendo considerable y puede llegar a un tercio del total.

"Ya que el Congreso está empeñado en el combate a la evasión, debería aprobar de una vez el proyecto de ley que abre a las Rentas Federales los datos de los contribuyentes normalmente protegidos por el sigilo bancario", dijo Maciel.

El proyecto ya fue aprobado en el Senado pero está "empantanado" en la Cámara de Diputados, y los largos años que dura su tramitación parecen ser una prueba de que oscuras, pero poderosas fuerzas políticas no quieren que sea aprobado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores