Bush y Gore en la recta final tratan de captar el apoyo del electorado

A ocho días de la elección presidencial estadounidense, George W. Bush y Al Gore se lanzaron en un embate final para intentar atraer a los electores en los Estados de mayor peso electoral, como es el caso de California.

30 de Octubre de 2000 | 22:27 | AFP
LOS ANGELES.- A ocho días de la elección presidencial estadounidense, George W. Bush y Al Gore se lanzaron en un embate final para intentar atraer a los electores en los Estados de mayor peso electoral, como es el caso de California.

Es por otro lado en este Estado del oeste, considerado como ya ganado por el vicepresidente demócrata, que el gobernador republicano de Texas eligió para desafiar a su adversario.

"La gran sorpresa de este año electoral será que voy a ganar California", declaró Bush en una escala a Albuquerque en Nuevo México (sudoeste) antes de llegar a Burbank, cerca de Los Angeles, para participar de un acto electoral.

En alusión a su rival demócrata, Bush estimó que la elección presidencial significa una clara elección entre las fuerzas de la renovación norteamericana y las de la división. "Nuestro país dispone de un potencial ilimitado. Pero nuestro sistema político está bloqueado, por lo menos en Washignton. Hay tanta cólera, tanta división, tanto trabajo que queda por hacer", agregó.

Al Gore está comprometido por su parte a acelerar su campaña, lanzando ataques contra Bush. "Estamos en una encrucijada", declaró el vicepresidente en Green Bay (Winsconsin, norte), añadiendo que su agenda será como menciona la canción de los Beatles: "Ocho días por semana".

"La idea de mi adversario para la protección del medio ambiente, es hacer que los grandes contaminadores se conviertan en responsables del medio ambiente, y proteger a esos contaminadores. Quiere jugar con nuestro sistema de jubilación y tomar dinero destinado a la escuela pública, dijo.

Su compañero de fórmula, Joseph Lieberman, declaró que "George Bush no está preparado" para ocupar la presidencia. El gobernador de Texas replicó asegurando que "mi adversario no puede unir a los norteamericanos porque paractica una política de división".

"Si usted está dispuesto a todo para ganar, el precio a pagar es elevado, puesto que pierde capacidad de inspirar al pueblo y gobernar", afirmó, en clara alusión al vicepresidente.

El candidato republicano tiene previsto gastar 3 millones de dólares en propaganda en la televisión californiana. En tanto, Gore se trasladará el martes a este Estado, donde también deberá batirse con el candidato ecologista Ralph Nader, que le ha sacado una buena tajada a su electorado y rechaza todo compromiso para apoyarlo y poder derrotar a Bush.

"Al Gore será responsable de su propio fracaso", declaró este lunes Nader ante representantes de la prensa extranjera en Washington, que lo interrogaron sobre la posibilidad de que desista en ciertos Estados claves para evitar la derrota del vicepresidente Gore.

"No vendan su voto", enfatizó, dirigiéndose a los electores. Por su parte, el Presidente Bill Clinton deberá poner sus peso en la balanza en favor de Gore al participar este semana en actos del candidado demócrata en California.

Esta nutrida actividad, a una semana del escrutinio presidencial, da cuenta de la importancia de este Estado, el más populoso del país. Hasta el presente, fue relativamente ignorado por los candidatos que prefirieron Florida y el Medio Oreste.

En la carrera de los "grandes electores" que elegirán al próximo presidente de Estados Unidos, California representa el de mayor importancia, con 54 "grandes electores" (20%) sobre los 270 necesarios para conseguir la presidencia.

Este es un Estado clave para Al Gore quien, según los últimos sondeos, tiene una ventaja de entre 5 y 7 puntos sobre Bush.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores