Buque con productos químicos se hundió frente a costas francesas

El barco-cisterna italiano "Ievoli Sun", que transportaba productos químicos, se hundió el martes de mañana en el Canal de la Mancha, a 19 km de la isla anglo-normanda de Aurigny (Gran Bretaña), anunciaron las autoridades marítimas de Cherburgo (noroeste de Francia).

31 de Octubre de 2000 | 06:13 | Reuters
RENNES, Francia.- Un buque-cisterna italiano con 6.000 toneladas de químicos tóxicos a bordo, se hundió este martes en el Canal de la Mancha cuando era remolcado hacia el puerto francés de Cherburgo, dijeron la autoridades.

El Ievoli Sun, cuyos 14 tripulantes fueron transportados a tierra firme por helicóptero el lunes, se hundió 18 kilómetros al noroeste de la isla de Alderney, dijo el comando marino en Brest.

El buque-cisterna transportaba 6.000 toneladas de químicos, incluyendo 4.000 toneladas de estireno, un hidrocarbono utilizado para la fabricación de plásticos sintéticos. El lunes, la tripulación informó por radio de un agujero en su casco cuando navegaba en un mar picado y pidió auxilio.

El naufragio generó temores de un vertido contaminante de grandes proporciones, casi un año después de que otro buque-cisterna se hundió en aguas próximas a la costa francesa y derramó miles de toneladas de crudo pesado sobre el litoral, con efectos devastadores para el turismo y la industria pesquera.

El Presidente francés, Jacques Chirac, y el ministro de Transportes, Jean-Claude Gayssot, pidieron de inmediato a la Unión Europea que imponga normas más severas en materia de seguridad marítima. Francia ejerce actualmente la presidencia rotativa de la UE.

"Esto plantea la interrogante en torno a la responsabilidad de las compañías", dijo Gayssot, después de una reunión del gabinete. "No podemos aceptar que se sacrifique a la seguridad sobre el altar de las ganancias".

Tanto el partido ecologista de los Verdes como la organización ambientalista Greenpeace dijeron que el naufragio ya está contaminando las aguas y afirmaron que el Ievoli Sun se hundió en una zona en donde ya se han vertido con anterioridad desechos radiactivos y químicos, así como también municiones de la II Guerra Mundial.

Fuentes marítimas dijeron que el estireno, altamente tóxico y corrosivo, no se disuelve en agua. Si se filtra de los contenedores del buque, podría flotar hacia la superficie, en donde podría ser recuperado por buques especializados para luchar contra la contaminación.

El buque, en operaciones desde hace 11 años y propiedad de la empresa italiana Marnavi, había zarpado del puerto británico de Fawley hacia Bar, en Yugoslavia, cuando su proa comenzó a inclinarse hacia las aguas el lunes. Las aguas en donde se hundió tienen una profundidad de entre 60 a 80 metros.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores