Después de la tormenta vuelve la calma a Perú tras levantamiento

La calma retornó a la región minera peruana de Toquepala, mil 220 kilómetros al sur de Lima, cerca a la frontera con Chile, donde un grupo de militares se sublevó el domingo y desconoció la autoridad del Presidente Alberto Fujimori.

31 de Octubre de 2000 | 10:00 | ORBE
LIMA.- La calma retornó a la región minera peruana de Toquepala, mil 220 kilómetros al sur de Lima, cerca a la frontera con Chile, donde un grupo de militares se sublevó el domingo y desconoció la autoridad del Presidente Alberto Fujimori.

Reportes de la zona indicaron que ese asiento minero, cuya tranquilidad fuera quebrada por la presencia de medio centenar de militares que se sublevaron contra el Estado peruano retornó a la calma, al igual que los cuarteles de la zona.

Con total normalidad se realizan las actividades en Toquepala donde está instalada la minera Southern Perú, de propiedad mayoritaria del Grupo México.

Sin embargo en Tacna, capital del departamento del mismo nombre a la que pertenece Toquepala, unas cinco mil personas se instalaron frente a la Zona Militar del Ejército en respaldo a los sublevados, encabezados por el teniente coronel Ollanta Moisés Humala Tasso.

El jefe de Asesoría Legal de la Southern, Alfredo Herrera Dávila, informó que la columna militar rebelde, integrada también por el mayor del Ejército en situación de retiro y hermano de Ollanta, Antauro Humala Tasso, no causó daños de ningún tipo en el campamento minero.

La prefecta de Tacna, Gina Gotuzo de Guillén, sostuvo que en dicha ciudad todo transcurre con total normalidad, y que ya se disipó el clima de tensión generado ayer por el levantamiento de Humala.

En tanto, el prefecto de la altiplánica región de Puno, César Colque, señaló que todas las actividades se desarrollan con tranquilidad. Indicó, sin embargo, que se han tomado las medidas de seguridad necesarias para garantizar el orden ante una posible incursión del grupo de militares sublevados.

Colque manifestó que hasta el momento se carece de indicios de que estos militares se encuentren en Puno, e hizo un llamado para que depongan en forma pacífica su actitud.

El lunes se observó total normalidad en los alrededores de los diferentes cuarteles del país, excepto en la zona sur, de donde partieron tropas para detener a los militares rebeldes.

En Yunguyo, departamento de Puno, los militares incrementaron la vigilancia en diversas vías de conexión a Bolivia, a fin de evitar una posible fuga de los sediciosos.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores