Peres y Arafat acuerdan cese de violencia

El ministro israelí de Cooperación Regional, Shimon Peres, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasser Arafat, alcanzaron hoy un acuerdo que prevé el cese inmediato de la violencia en los territorios.

02 de Noviembre de 2000 | 07:19 | ANSA
JERUSALEN.- El ministro israelí de Cooperación Regional, Shimon Peres, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasser Arafat, alcanzaron hoy un acuerdo que prevé el cese inmediato de la violencia en los territorios.

Lo afirmó en un comunicado la oficina del premier israelí, Ehud Barak, según la cual el acuerdo establece, además, el respeto total de las resoluciones alcanzadas durante la cumbre de Sharm el Sheik, Egipto, el 17 de octubre.

"Israel y la Autoridad Nacional Palestina alcanzaron un acuerdo que prevé una serie de pasos en base a los cuales se dará una aplicación concreta a las resoluciones alcanzadas en Sharm el Sheik y que tenderán, en particular, a una cooperación para la seguridad y a un punto final a la violencia y al incitamiento a una revuelta", agregó el comunicado.

Peres y Arafat se reunieron el miércoles en Gaza durante dos horas en el marco de una nueva escalada de violencia en los territorios, que en la última jornada dejó un saldo de seis palestinos y tres israelíes muertos.

Poco después de concluir la reunión con Arafat, Peres se entrevistó con Barak, mientras que fuentes israelíes consultadas expresaron su "moderado y prudente optimismo" respecto de sus resultados.

Barak había vacilado hasta último momento sobre la conveniencia de una reunión con Arafat, al tiempo que precisó en declaraciones a la televisión israelí que Peres portaba "un claro mensaje de que la violencia no puede seguir avanzado y que está en manos de la ANP ponerle fin y pronto".

La vacilación de Barak respondía, en gran medida, a que sus consejeros militares consideraban que hablar con Arafat representaba una pérdida de tiempo porque él -afirmaban- está detrás del recrudecimiento de la violencia en la región.

Los servicios secretos israelíes señalaron, además, a un responsable de la seguridad en Gaza, Mahmud Dahlan, como ideólogo de una serie de atentados anti-judíos.

Las mismas fuentes dieron cuenta de la posibilidad de que un "kamikase" islámico penetre en territorio israelí para cometer un atentado y afirmaron que la situación es casi explosiva en la frontera con el Líbano.

Desde Nueva York, en tanto, el canciller interino israelí, Shlomo Ben Ami, dijo que la escalada de violencia que se registra día a día en Medio Oriente "no es vista como una insurrección sino más bien como un enfrentamiento militar".

En declaraciones tras una reunión con la secretaria de Estado norteamericano, Madeleine Albright, Ben Ami afirmó: "Esta no es una Intifada pacífica. Cuando militares disparan contra otros militares se trata de otra cosa. Debemos hablar de una guerra, o si prefieren, de una mini guerra, pero no de una insurrección".

La explicación de por qué se llevó a cabo de todos modos la reunión entre Peres y Arafat frente a semejante contexto, la dio el diputado árabe israelí Ahmed Tibi, quien cumplió funciones de mediador y dijo que Arafat anticipó que habría considerado como un gesto "hostil" que Peres no concurriera a la cita.

Peres, por su parte, había defendido la necesidad de un encuentro con Arafat asegurando que "sería un pecado dejar pasar la ocasión".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores