Se recrudecen los ataques mutuos de Gore y Bush

"Hemos trabajado demasiado duro en esta economía como para ponerla ahora en peligro", dijo Gore al iniciar su campaña con una concentración política en Pensilvania. "Hemos recorrido ya ese camino, y venimos aquí para decir que no vamos a dar marcha atrás", sentenció en contra de Bush.

02 de Noviembre de 2000 | 13:38 | AP
SCRANTON, Pensilvania.- El candidato demócrata Al Gore advirtió que su rival George W. Bush ofrece una promesa de "deficit y deudas" como parte de un intercambio de acusaciones realizado en los mismos estados del centro del país que podrían decidir el resultado de las elecciones presidenciales del próximo martes.

"Hemos trabajado demasiado duro en esta economía como para ponerla ahora en peligro", dijo Gore al iniciar su campaña con una concentración política en Pensilvania. "Hemos recorrido ya ese camino, y venimos aquí para decir que no vamos a dar marcha atrás".

Gore ha lanzado una ofensiva en que pone en duda la capacidad de Bush para ocupar la presidencia, y reiteró su afirmación de que debe acreditarse al actual gobierno el sólido estado de la economía.

"Nunca hemos tenido una oportunidad tan grande para ayudar a todas las familias trabajadoras a lograr sus sueños", dijo Gore, al invocar el escaso desempleo y las bajas tasas de delincuencia e inflación, así como el elevado superávit del presupuesto nacional.

Bush contraatacó diciendo que Gore es un demócrata gastador de fondos que endeudará el país. Gore dice que esa afirmación no está basada en su historial hasta el momento. "Desea cambiar las mejores cosas acerca del rumbo económico que lleva el país", dijo Gore acerca de su rival.

El Presidente Bill Clinton se introdujo también hoy jueves en la carrera electoral desde Washington, exhortando a los grupos minoritarioas que lo han apoyado a respaldar a Gore como "lo segundo mejor" después de su presidencia.

Clinton, quien formuló sus declaraciones en un programa radial, hasta ahora se había mantenido al margen de la campaña mientras Gore intentaba presentar una imagen de candidato independiente.

La campaña de Bush reaccionó afirmando que quedó demostrado que Gore es representante de lo negativo del gobierno actual. "Esas declaraciones lo dicen todo, gracias por demostrar nuestro argumento", dijo la vocera de Bush, Karen Hughes.

Los demócratas, sin embargo, aplaudieron las declaraciones de Clinton. El vocero de Gore, Chris Lehane, lo comparó a "como cuando Mickey Mantle reemplazó a Joe DiMaggio. Ambos fueron grandes beisbolistas, pero uno le pasó la antorcha al otro", comentó.

En su continuada crítica a los planes de Bush para la Seguridad Social, la Comisión Nacional Demócrata preparaba una actualización de un aviso televisivo que prometía el mismo billón de dólares a los jóvenes trabajadores para crear cuentas privadas y a los jubilados actuales.

El aviso actualizado comienza con la frase "George W. Bush no responde todavía a preguntas acerca de su plan para la Seguridad Social".

Los asesores de Bush afirman que el excedente de 2,4 billones del Seguro Social absorberá el costo de las cuentas privadas, pero ese excedente está llamado a desaparecer una vez que comiencen a retirarse los empleados de la generación de la década de 1960.

La aplicación de fondos al establecimiento de cuentas privadas exacerbará los problemas de solvencia a largo plazo del programa y Bush no ha explicado cómo resolverá esos problemas.

Gore se presentó como un político conservador desde el punto de vista fiscal, y advirtió que las propuestas de Bush "nos devolverán a la época del déficit y las deudas".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores