ETA buscaba infundir terror en ataque con coche bomba en Barcelona

El gobierno y la policía de España creen que la organización separatista vasca ETA buscaba crear terror con la explosión de un coche bomba perpetrada esta madrugada en Barcelona, que causó dos heridos horas antes de la visita del jefe del gobierno, José María Aznar.

02 de Noviembre de 2000 | 17:34 | ANSA
MADRID.- El gobierno y la policía de España creen que la organización separatista vasca ETA buscaba crear terror con la explosión de un coche bomba perpetrada esta madrugada en Barcelona, que causó dos heridos horas antes de la visita del jefe del gobierno, José María Aznar.

"ETA intenta sembrar el terror en España y el desánimo en la sociedad española. Ese es el objetivo de los terroristas", dijo hoy Javier Arenas, secretario general del Partido Popular (PP) de Aznar.

La policía, de la misma idea, piensa además que el último atentado del grupo armado separatista "es una aviso de que puede atentar cuándo y dónde quiere, y de que cuenta con infraestructura en Cataluña", dijeron fuentes policiales.

En Cataluña, tercera región en cuanto al número de atentados de ETA, luego del País Vasco y Madrid, el ataque de esta madrugada fue el segundo, en coincidencia con una visita de Aznar a Barcelona.

Dos días después de carbonizar con otro coche bomba en Madrid a un magistrado, su chofer y su escolta, los etarras hicieron estallar un automóvil cargado con unos 20 kilos de explosivos en Barcelona a la 01.00 (00.00 GMT) cerca del Camp Nou (estadio del Barcelona) y de donde vive la infanta Cristina (segunda hija de los reyes Juan Carlos y Sofía).

El vehículo fue utilizado como una bomba trampa contra los agentes de policía, quienes fueron avisados por un diario catalán, al que había advertido un hombre en nombre de ETA.

El artefacto explotó cuando los agentes se encontraban a 500 metros de distancia. El herido más grave de la explosión, un guardia jurado de 48 años que recibió una herida de metralla en la pierna, permanece internado y evoluciona "favorablemente", según el parte médico.

El otro herido, que se salvó por el nudo de la corbata donde impactó un trozo de metralla, es un guardia urbano que fue atendido en el lugar de lesiones en los tímpanos y por algunos cortes.

Este es el décimo coche bomba utilizado por ETA desde que rompió la tregua en diciembre de 1999 y diecinueve personas han sido asesinadas desde entonces.

La escalada de la violencia terrorista -la organización armada no causaba tantas víctimas desde 1992 (26)- se ha visto reflejada en las encuestas.

Por primera vez, el terrorismo aparece en los datos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) como la mayor preocupación del 69,6 por ciento de la población.

El terrorismo desplazó al desempleo, hasta ahora lo que más preocupaba a los españoles. El presidente de la Generalitat (gobierno autónomo catalán), Jordi Pujol, calificó la situación de "muy preocupante".

"Tenemos que saber que no estamos excluidos de esta guerra", afirmó. Por otro lado, en la Audiencia Nacional (máxima instancia penal española), donde se instruyen las causas de terrorismo, un juez tuvo que abstenerse hoy en el caso contra un etarra que lo había amenazado.

Harriet Iragi, quien estaba siendo interrogado el martes por el asesinato del concejal José Maria Martín Cárpena (PP) en Málaga, en julio pasado, amenazó de muerte al juez Guillermo Ruiz Polanco: "Tu también eres objetivo", le dijo.

El juez le replicó: "si yo no fuera juez y usted no estuviera esposado le daría dos hostias (bofetadas)". El magistrado argumentó ayer que era "un día muy duro" (se celebraban los funerales por las tres víctimas de ETA del lunes) y "tenía el ánimo un poco encogido".

La sala de gobierno de la Audiencia Nacional abrió una investigación por la respuesta del juez. "La justicia mantendrá la calma y la fortaleza frente a ETA", aseguró el secretario de Estado de Justicia, José María Michavila.(ANSA).
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores