Absuelven a generales salvadoreños acusados de muerte de dos monjas

El jurado de 10 miembros dictaminó que los generales retirados José Guillermo García, de 67 años, y Carlos Eugenio Vides Casanova, de 62, no cargaban con "responsabilidad de comando" por las muertes de las monjas Maryknoll Ita Ford y Maura Clarke, la ursulina Dorothy Kazel y la misionera laica Jean Donovan.

03 de Noviembre de 2000 | 16:18 | Reuters
WEST PALM BEACH, EEUU.- Un jurado federal de Estados Unidos absolvió este viernes a dos ex líderes militares salvadoreños, por su responsabilidad en las violaciones y asesinatos de cuatro religiosas estadounidenses en El Salvador en 1980.

El jurado de 10 miembros dictaminó que los generales retirados José Guillermo García, de 67 años, y Carlos Eugenio Vides Casanova, de 62, no cargaban con "responsabilidad de comando" por las muertes de las monjas Maryknoll Ita Ford y Maura Clarke, la ursulina Dorothy Kazel y la misionera laica Jean Donovan.

El fallo fue una aplastante derrota para los parientes de las cuatro víctimas, quienes entablaron una querella civil contra los generales asegurando que eran, en última instancia, los responsables de los asesinatos perpetrados por un sargento y cuatro agentes de la hoy disuelta Guardia Nacional.

"Duele", dijo Robert Varenik, del Comité de Abogados en pro de los Derechos Humanos, con sede en Nueva York, que cooperó en el enjuiciamiento del caso.

"En El Salvador hubo violaciones masivas (de los derechos humanos) ... y los generales tenían, más que cualquier otra persona en El Salvador, la responsabilidad de frenarlas".

Las cuatro mujeres eran misioneras en El Salvador y sus muertes generaron indignación internacional. La guerra civil de más de 12 años en El Salvador, que llegó a su fin en 1992, dejó unas 75.000 víctimas, en su mayoría civiles.

La querella civil fue entablada en West Palm Beach, Florida, bajo la Ley de Protección a las Víctimas de Tortura, una legislación estadounidense que permite a las víctimas y sus familiares buscar el pago de daños por quienes ejercen "responsabilidad de comando" por las acciones criminales de sus subordinados.

Los demandantes habían pedido el pago de daños compensatorios por un total combinado de 100 millones de dólares en el caso. García, ministro de Defensa de 1979 a 1983, fue sucedido en ese cargo por Vides Casanova, quien a la fecha de la matanza de las religiosas era director de la Guardia Nacional, un cuerpo paramilitar notorio por su brutalidad. Tras jubilarse, ambos generales se mudaron a Florida en torno a 1989.

Aunque cinco agentes de la Guardia Nacional fueron condenados en El Salvador por la matanza de las religiosas, las familias han sostenido, desde hace mucho, que los asesinatos fueron ordenados por oficiales superiores.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores