Demócratas también apuestan por ganar el Congreso norteamericano

"Si Gore consigue la Casa Blanca, va a querer que los demócratas controlen también la Cámara de Representantes para asegurar el éxito de sus reformas", estima Allan Lichtman, especialista en temas políticos de la Universidad Americana de Washington.

05 de Noviembre de 2000 | 09:23 | AFP
WASHINGTON.- Los demócratas esperan no sólo conservar la Casa Blanca luego de las elecciones de este martes, sino también poner fin a seis años de dominación republicana en el Congreso.

A dos días de los comicios, la mayor parte de los sondeos muestran al demócrata Al Gore ligeramente detrás de su rival republicano George Bush, en la que muchos analistas consideran como la elección presidencial más cerrada en cuatro décadas.

Los expertos prevén que los resultados sean igualmente estrechos en la disputa de las mayorías en el Congreso. Los demócratas tienen una buena oportunidad para arrebatar a los republicanos la mayoría de la Cámara de Representantes, cuyo control perdieron en 1994, después de 40 años de dominio.

Actualmente, los republicanos disponen de 222 sillas, por 209 de los demócratas. Dos escaños más son ocupados por independientes y otros dos están vacantes. Esto obliga a los demócratas a ganar al menos siete bancas, para retomar el control.

"Si Gore consigue la Casa Blanca, va a querer que los demócratas controlen también la Cámara de Representantes para asegurar el éxito de sus reformas", estima Allan Lichtman, especialista en temas políticos de la Universidad Americana de Washington.

"Las elecciones (en la Cámara) son de hecho capitales para su programa de gobierno", añade. Pero los republicanos están por su parte decididos a conservar su dominio sobre la Cámara porque si "ganan la presidencia y conservan la mayoría en las dos cámaras del Congreso, tendrán un nivel de poder nunca visto desde 1920", explica Lichtman.

Es muy raro que en una elección, tres brazos del poder (la presidencia, la Cámara y el Senado) estén en disputa, destaca el experto. En el Senado, los republicanos tienen la mayoría con 54 escaños, frente a 46 de los demócratas, pero solamente una tercera parte de ellas estarán en disputa este martes. En la mayoría de los casos los republicanos están en buena posición para mantenerlas y conservar su mayoría. Los demócratas necesitarían ganar cinco senadores.

Una de las disputas por el Senado, seguida con mayor interés es la que enfrenta en el Estado de Nueva York a la primera dama Hillary Clinton -ampliamente favorita en las encuestas- al republicano Rick Lazio.

En tanto en Misuri (centro), tendrá lugar una inusual disputa por otra silla al Senado, pues uno de los candidatos, el demócrata y hasta ahora gobernador Mel Carnahan murió en un accidente de avión el 16 de octubre, cuando ya la campaña estaba tan avanzada que no fue posible retirar su nombre de las tarjetas electorales. Los electores podrán votar el martes a su favor.

Su viuda, Jean Carnahan, de 66 años, ha anunciado que está dispuesta a tomar el lugar de su esposo en el Senado -una opción rara pero legal, según los juristas- si el candidato republicano, John Ashcroft, es derrotado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores