Bush y Gore confiados en llegar a la Casa Blanca

Poco después de la medianoche, decenas de electores de Dixville Notch, una pequeña localidad montañosa de Nueva Hampshire, realizaron la primera votación con un resultado de 38 votos para el candidato republicano George Bush y 18 sufragios para el vicepresidente demócrata Al Gore.

07 de Noviembre de 2000 | 15:20 | Agencias
WASHINGTON.- El desenlace de las reñidas elecciones en Estados Unidos quedó este martes en manos de los electores, que comenzaron a votar para escoger al nuevo presidente entre el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore, renovar el Congreso y elegir gobernadores.

"Vamos a la Casa Blanca, de eso no me queda la menor duda", lanzó Gore este martes, casi afónico al cerrar el maratón de la últimas 30 horas en cinco Estados clave, antes de sufragar en Cartago, en el estado de Tennessee, el bastión familiar.

Horas antes, estaba en Miami, en una recta final de campaña donde cada voto cuenta. "Necesito su ayuda, necesito su voto", pidió el vicepresidente de 54 años a la multitud que gritaba: "Queremos a Gore".

Bush mostraba la misma seguridad al concluir su recorrido proselitista. "Están viendo al próximo Presidente de Estados Unidos", proclamó en Austin, capital del Estado de Texas que gobierna desde 1994.

El republicano, de 52 años, recorrió más de 5.000 km el lunes, instando a un "nuevo liderazgo" en el país, haciendo campaña primero en Tennessee, hogar de su rival, y luego escalas en Wisconsin, Illinois, Iowa y Arkansas.

Poco después de la medianoche, decenas de electores de Dixville Notch, una pequeña localidad montañosa de Nueva Hampshire, realizaron la primera votación con un resultado de 38 votos para el gobernador de Texas Bush y 18 sufragios para el vicepresidente Al Gore.

Se trata de la carrera presidencial más reñida desde las elecciones de 1960 que enfrentaron a John F. Kennedy y Richard Nixon. Las encuestas no se han atrevido a aventurar resultados.

Pese a que Bush ha ostentado una ligera ventaja a nivel nacional por varios días, los últimos sondeos muestran que el margen se redujo, mientras que uno reveló a último momento una leve primacía para Gore.

La última encuesta de MSNBC, divulgada a última hora del lunes, mostró que el vicepresidente lideraba por 48% contra 46% para Bush. El sondeo de CNN/USA Today/Gallup mostró a Bush a la cabeza por 47% contra 45% para Gore, y el de ABC reveló una ventaja del candidato republicano de 48% contra 45% para el aspirante demócrata.

Pese a la incertidumbre, hay cada vez más indicios de que Gore podría obtener una victoria en la decisiva votación por estados. En el marco de la cerrada contienda electoral, aflora la posibilidad de que un candidato se alce con la presidencia sin obtener la mayoría de voto popular, al asegurarse una mayoría de grandes electores en el colegio electoral.

Para acceder a la Casa Blanca, se necesita obtener por lo menos 270 votos en el colegio electoral de 538 miembros, que representan a los 50 estados de la Unión y al Distrito de Columbia.

Varias mediciones han otorgado a Bush unos 205 grandes electores y a Gore entre 181 y 215, por lo que la contienda se decidirá en estados muy disputados y con peso en el colegio electoral.

Los analistas indican que Gore lucía bien en varios de estos estados, como en Pennsylvania (23 grandes electores), Michigan (18) y Wisconsin (11). La llave de la presidencia podría ser Florida (25), estado extremadamente disputado pese a que el hermano de Bush, Jeb, es el gobernador.

No obstante, las perspectivas de Gore se ven ensombrecidas por el candidato del Partido Verde, Ralph Nader, quien podría arrebatarle votos cruciales en importantes zonas con consciencia ecológica.

En tan disputada carrera, la participación será un factor importante, por lo que ambos candidatos han instado a los electores registrados a acudir a las urnas, algo difícil en un país donde cerca de la mitad del electorado no participa.

Miles de voluntarios de ambos partidos iban de puerta en puerta y realizaban llamadas telefónicas el martes para intentar convencer a los electores, especialmente en las regiones donde puede haber baja participación.

El clima también podría ser un factor en la ecuación electoral estadounidense, pues se han pronosticado nevadas y vientos helados en los estados del norte, incluyendo Wisconsin, Minnesota y Michigan.

Las primeras mesas de votación cerrarán a partir de las 23.00 GMT en la costa este y las últimas en la costa oeste y Hawaii lo harán a las 04.00 GMT del miércoles.

Además de la presidencia, en estas elecciones también están en juego 435 bancas de la Cámara de Representantes y una tercera parte de los 100 escaños del Senado, ambos controlados por los republicanos desde 1994.

Las gobernaciones de 11 estados y una variedad de cargos locales -desde ediles hasta miembros de directorios escolares- también se deciden en esta elección.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores