Gore pide recuento manual de votos en cuatro condados

Continúa el recuento de votos en el estado de Florida con el objeto de dilucidar de una vez por todas quién será el próximo Presidente de los Estados Unidos. De acuerdo a los nuevos resultados, el vicepresidente sumó a su haber 1.391 votos y Bush 437 acortándose la distancia entre ambos a sólo 830 sufragios.

09 de Noviembre de 2000 | 18:17 | Emol.com/Agencias
WASHINGTON.- El jefe de campaña del candidato presidencial demócrata Al Gore dijo el jueves que el disputado total de votos en un crucial condado del estado de Florida necesita la "plena atención" de los tribunales y pidió el recuento manual de los sufragios en cuatro condados.

El jefe de la campaña, William Daley, dijo en rueda de prensa que el sistema legal debería seguir su curso en el condado de Palm Beach, donde se invalidaron más de 19.000 sufragios.

Los votantes han dicho que se confundieron por el nuevo diseño de la papeleta de votación en el condado.

"En vista de que el alienamiento de estos floridanos es mucho mayor que la reportada diferencia (de votos) entre el gobernador (George W.) Bush y el vicepresidente Gore, creemos que eso requiere de la plena atención de los tribunales en Florida y de la ciudadanía consciente en todo el país", dijo Daley.

El político agregó que la campaña pedirá un recuento manual de las papeletas de votación en cuatro condados del estado de Florida, incluyendo Palm Beach.

Se espera que funcionarios de Florida concluyan el recuento de unos seis millones de votos en las próximas horas, después de que la elección entre Gore y Bush fue demasiado apretada para definir un ganador.

El resultado de las elecciones presidenciales depende de la conclusión oficial sobre el escrutinio en Florida.

INCERTIDUMBRE TOTAL

Desde ayer se está realizando el recuento de los seis millones de votos del estado de Florida. De acuerdo a las primeras informaciones emanadas esta mañana y tras haber vuelto a revisar 32 de los 67 condados, el gobernador de Texas sumó a su haber 437 votos más, en tanto que el vicepresidente lo hizo en 1.391. Las nuevas cifras que separan a ambos estrecharon las diferencias a tan sólo 830 sufragios. Bush cuenta con 2.909.572 de votos y Gore lo hace con 2.908.742.

El estado de Florida se ha vuelto clave en la definición de las elecciones en Estados Unidos, pues otorga 25 votos electorales, justo los necesarios para que uno u otro candidato se adjudique en forma directa la presidencia de Estados Unidos.

A nivel nacional, en tanto, y con el 100% del total, el demócrata aventaja en el voto popular al republicano, con 48.976.469 de votos (49%) contra 48.783.658 (49%). Aun cuando Gore esté ganando el voto en las urnas, no está claro que obtenga la ventaja necesaria en el voto electoral, que es el que define la elección presidencial.

Trasladando estas cifras a la cantidad de electores para cada uno de los candidatos, Gore obtiene hasta el momento 260 papeletas que le permitirían en diciembre ser electo como nuevo Mandatario de EE.UU. En tanto, Bush está a la expectativa con 246 delegados.


Es la primera vez en 40 años que unas elecciones presidenciales en Estados Unidos son tan reñidas y causan tanta confusión. Incluso ésta se trasladó a los diversos medios de comunicación, los que constatemente arrojaron erróneos resultados de cómo se iba desarrollando la presidencial.

Pero el nerviosismo también se traslado a los propios candidatos: en una insólita situación, el candidato demócrata llamó durante la noche del martes a George Bush para reconocer su derrota y felicitar al nuevo Presidente de Estados Unidos. Pero a medida que el conteo de votos se fue desarrollando y la ventaja inicial de Bush acortándose en el decisivo estado de Florida, Gore volvió a llamar a su rival para retractarse.

En el recuento final, uno de los hechos más destacados es que Gore perdió en Tennessee, su estado natal. Si llegase finalmente a adjudicarse Florida, sería un golpe muy fuerte para Bush, pues su hermano Jeb es gobernador. Pero aún así, Bush espera prevalecer allí. "Yo creo en (los resultados anunciados) en algunos de esos estados, como Florida", dijo Bush. "Respecto a Gore, dijo que "he tenido a un formidable oponente".

El candidato del Partido Verde, Ralph Nader, que atrajo a muchos demócratas, tomó suficientes votos que pudieran haber ido a manos de Gore en varios estados, aunque Nader solamente ganó 2 por ciento del voto nacional. De hecho, la victoria no siempre se basa en el voto popular. En cada estado que gana un candidato, recibe un número de votos electorales igual al número de senadores y representantes de ese estado en particular, y todos suman un total de 538.

Todos, excepto dos estados, ofrecen todos los votos electorales al ganador, lo que abre la posibillidad de que el perdedor del voto popular pueda ganar la presidencia.

Bush y su compañero de fórmula, Dick Cheney, ganaron en Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, Colorado, Georgia, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Nueva Hampshire, Dakota del Norte y del Sur, Carolina del Norte y del Sur, Ohio, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, Virginia, Virginia del Oeste y Wyoming.

Gore y su compañero a la vicepresidencia, Joe Lieberman, ganaron California, Connecticut, Delaware, el Distrito de Columbia, Hawaii, Illinois, Maine, Pennsylvania, Rhode Island, Vermont y Washington.


Resultados para el Congreso

Lo que sí está confirmado a esta hora, no obstante, es el hecho que los republicanos retuvieron el control del Senado -aunque estrechamente- y tenían proyecciones de que harían lo mismo con la Cámara de Representantes.

La última vez que los republicano tuvieron control de la Cámara, Senado y la presidencia fue en las elecciones de 1952.

Los votantes eligieron entre herederos políticos -uno el hijo de un ex presidente, el otro hijo de un ex senador - en una elección que se movió entre la continuación de las políticas demócratas y un "comienzo fresco" republicano.

En Nueva York la primera dama Hillary Clinton se impuso ante su rival republicano, Rick Lazio. Este reconoció la derrota electoral, y una vez que telefoneó a su oponente para felicitarla, declaró que de ahora en adelante, "todos debemos trabajar en conjunto por el futuro de Nueva York". En la ocación, Lazio estuvo acompañado por el Alcalde de la ciudad, Rudolph Giulliani. Con el triunfo de Hillary Clinton, es la primera vez que una primera dama se transforma en senadora de la nación.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores