Elecciones podría causar enfrentamiento constitucional en EE.UU.

Dos figuras destacadas de la historia diplomática norteamericana, Warren Christopher y James A. Baker, procuran obtener ahora, en nombre de los dos candidatos principales, el veredicto que los electores no emitieron con claridad en la consulta popular del martes.

10 de Noviembre de 2000 | 13:16 | AP
WASHINGTON.- Paso a paso, la contienda por la presidencia de Estados Unidos avanza hacia un enfrentamiento constitucional que parecería increíble y que ambas partes consideran además indeseable. }

Dos figuras destacadas de la historia diplomática norteamericana, Warren Christopher y James A. Baker, procuran obtener ahora, en nombre de los dos candidatos principales, el veredicto que los electores no emitieron con claridad en la consulta popular del martes.

Y el drama político ha alcanzado un nuevo nivel de tensión e incertidumbre. Nunca, en época moderna, se ha prolongado tanto una elección presidencial sin que se llegue a una conclusión definitiva.

El recuento de la Florida, que estrechó aún más la brecha entre ambos candidatos, no emitirá sus resultados oficiales hasta por lo menos el 17 de noviembre, plazo final para la aceptación de votos enviados por correo a los funcionarios electorales floridanos.

"No creemos estar al borde de una crisis constitucional y no nos proponemos provocar una crisis constitucional", dijo Christopher, el ex secretario de Estado que representa a Gore en el recuento de la Florida.

En cambio, Baker, que también fue secretario de Estado y representa ahora a Bush, dijo que "es importante que completemos esto porque la elección presidencial está en suspenso, y eso afecta la posición de los Estados Unidos de diversas maneras, en particular a nivel internacional".

Christopher descartó empero esa tesis. "La presidencia continúa vigorosa hasta el 20 de enero y ninguno de nuestro de nuestros aliados tienen duda de quién está a cargo del gobierno hasta el 20 de enero", dijo en una alusión al Presidente Bill Clinton.

Los dos ex diplomáticos no utilizaron ayer términos muy diplomáticos en la tensa disputa en torno a los 25 votos electorales de la Florida, que deben determinar al próximo ocupante de la Casa Blanca.

La incertidumbre es motivo de preocupación, pero no de crisis. La bolsa cayó bruscamente ayer, quizá debido a esas preocupaciones, pero luego se recuperó.

"No deseamos retrasos", dijo William Daley, presidente de la campaña de Gore. "Sin embargo, sí deseamos que se cumpla el mandato democrático".

Daley dijo que eso significa dar la presidencia a Gore. Los republicanos dicen que eso significa Bush. Ningún partido va a ceder a nada que no sean cifras rotundas, y obtenerlas será un reto. Durante el recuento de ayer, la ventaja de Bush en la Florida se ha reducido a unos 350 votos de los casi seis millones emitidos.

De evaporarse esa ventaja, es seguro que los republicanos presentarán sus propias demandas. Daley dijo que la campaña de Gore trabaja ya "en respaldo de acciones legales" en la Florida, basadas en lo que según insisten fue una votación defectuosa e ilegal en Palm Beach, que condujo a la anulación de unos 19.000 votos en ese condado.

Agregó que la boleta era tan confusa que muchos electores votaron por Pat Buchanan cuando creían que estaban votando por Gore, lo cual podría haber costado al vicepresidente unos 2.000 sufragios.

"Presumo que los tribunales examinarán seriamente lo que puede considerarse una injusticia si paralelo en nuestra historia", dijo Daley. Una vez comenzada una batalla legal, ello implicaría exhortaciones del lado perdedor, y el proceso podría continuar hasta el Tribunal Supremo. Ello colocaría al poder judicial en posición de decidir quién encabezará el poder ejecutivo.

Pero incluso entonces, la verdadera crisis no se plantearía hasta el mediodía del 20 de enero del año 2001, cuando debe tomar posesión el nuevo presidente.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores