Terminó la elección, pero sigue la campaña

Ambos candidatos están enfrentados voto a voto en Florida. Las autoridades del estado sureño dijeron que la certificación de los recuentos de todos los condados podría demorar hasta el martes próximo. Y hay tiempo hasta el 17 de noviembre para recibir votos enviados desde el exterior que podrían estar demorados en el correo.

10 de Noviembre de 2000 | 16:50 | Agencias
WASHINGTON.- La campaña de George W. Bush acusó hoy a Al Gore de iniciar "pleitos interminables" a una votación reñida en el decisivo estado de la Florida y dijo que el vicepresidente debería reconocer su derrota si pierde allí. El principal colaborador de Gore respondió que "esta elección no ha terminado".

En conferencia de prensa en la Florida, el ex secretario de Estado James Baker dijo que en dos ocasiones en los últimos 40 años los republicanos decidieron no extender la disputa en elecciones reñidas.

"Por el bien del país y de nuestra posición en el mundo, la campaña debe terminar y debe comenzar la transición de manera ordenada", dijo Baker, el hombre de punta de Bush en la Florida.

Previamente, el jefe de campaña de Gore, William Daley, dijo, "lo cierto es que la elección está en disputa ahora mismo".

Asesores legales demócratas tienen la "fuerte impresión" de que las boletas usadas en las elecciones en un condado de la Florida eran ilegales, dijo luego Daley. "Veremos qué acciones derivan de ello", añadió.

Un conteo extraoficial por The Associated Press en los 67 condados de la Florida dio al gobernador de Texas una ventaja de 327 votos sobre el vicepresidente en el estado cuyos 25 votos electorales determinarán quién será el próximo presidente.

Sin contar la Florida, Bush ganó 29 estados y 246 votos electorales. Gore ganó 18 estados y la capital, con 255. Se necesitan 270 para ganar.

Pero estos votos electorales son insuficientes para decidir la elección, por lo cual la Florida es el campo de batalla definitivo. Daley dijo que algunos condados aceptaron el pedido demócrata de un nuevo recuento manual, siquiera de algunas circunscripciones.

"La espera puede ser desalentadora, pero esto es la democracia en acción", añadió.

Daley y el ex secretario de Estado Warren Christopher se presentaron ante la prensa para alegar por Gore poco después de que Baker lo hizo por Bush.

Christopher descartó el argumento de que tanto Bush como Gore necesitan cuanto antes tiempo para preparar un equipo de transición. "No veo amenaza alguna en este momento", dijo, y añadió que el país siempre tiene "este período de interregno" cuando cambia el gobierno.

Las autoridades de la Florida dijeron que la certificación de los recuentos de todos los condados podría demorar hasta el martes próximo. Y hay tiempo hasta el 17 de noviembre para recibir votos enviados desde el exterior que podrían estar demorados en el correo.

Bush se encontraba en Texas y Gore en Washington mientras se decidía su suerte política.

Reina la incertidumbre

Acusaciones políticas aparte, la incertidumbre desplazó cualquier análisis sobre la transición a un nuevo gobierno y despertó el espectro, siquiera tenue, de un impasse en el Colegio Electoral que obligaría a la Cámara de Representantes a resolver la elección.

El voto popular en todo el país, aun incompleto, a las 1400 GMT arrojaba un total de 49.145.560 votos para Gore y 48.947.577 para Bush, en ambos casos el 48%.

Un prominente demócrata, el senador Robert Torricelli, se preguntó si era prudente que Gore acudiera a los tribunales, ya que esto podría socavar la confianza del electorado en el sistema.

"Quiero que Al Gore gane esta elección, pero más aún quiero que alguien la gane", dijo Torricelli. "Exhortaría tanto a Al Gore como a George Bush a que pensaran en el país, en la continuidad y estabilidad del gobierno, y evitaran ataques colaterales al proceso".

La campaña de Gore dice que el diseño defectuoso de las boletas en el condado de Palm Beach hizo que algunos partidarios del vicepresidente votaran sin quererlo por Pat Buchanan. Además, las autoridades anularon miles de boletas marcadas con dos votos para presidente.

Funcionarios demócratas dijeron que hallaron 6.000 boletas en el condado de Broward que no estaban debidamente marcadas, por lo cual las máquinas no las contaron. Un colaborador de Gore dijo que habría un recuento manual.

Daley dijo previamente que "contra lo dicho esta mañana por la campaña de Bush, esta elección no ha terminado. Nuevamente, queremos que prevalezca la voluntad real y precisa, lo cual significa que el sistema legal debe actuar".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores