Oposición peronista apoya plan económico propuesto por De la Rúa

El partido Justicialista (PJ, peronista), al que pertenece el ex presidente Carlos Menem, se comprometió a avalar las nuevas medidas económicas para garantizar la gobernabilidad del país, pero condicionó su apoyo a nuevo diseño de las políticas de ayuda a pobres y desempleados.

12 de Noviembre de 2000 | 20:19 | EFE
BUENOS AIRES.- El gobierno de Argentina logró hoy un principio de acuerdo con el principal partido de la oposición para que apoye su anunciado plan de profundas reformas para reactivar la deprimida economía nacional.

El partido Justicialista (PJ, peronista), al que pertenece el ex presidente Carlos Menem, se comprometió a avalar las nuevas medidas económicas para garantizar la gobernabilidad del país, pero condicionó su apoyo a nuevo diseño de las políticas de ayuda a pobres y desempleados.

El principio de acuerdo se logró esta noche tras una reunión que celebró el presidente Fernando De la Rúa con un grupo de gobernadores de provincias (estados federales) enrolados en el peronismo, el partido que controla, además, una de las dos Cámaras del parlamento nacional.

Tras la reunión, en la residencia presidencial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires, los gobernadores peronistas destacaron, en un escueto comunicado, su "voluntad" de asumir "un compromiso social y político" con el gobierno nacional que "garantice la gobernabilidad del país y de las provincias en un marco de equilibrio y austeridad fiscal".

Carlos Ruckauf, gobernador de la provincia de Buenos Aires y que no oculta sus aspiraciones de presentarse como candidato del PJ en las elecciones presidenciales del 2.003, dijo que se reunirá mañana con sus pares partidarios para "terminar de analizar" las medidas anunciadas por De la Rúa.

"De la Rúa está al borde del precipicio, pero los peronistas no lo vamos a empujar", dijo antes de su cita con el jefe del Estado.

Ruckauf indicó esta noche que su partido "tiene toda la voluntad de ayudar para salir de la crisis que atraviesa el país", que se refleja en una recesión económica con una marcada retracción del mercado interno, un 15,4 por ciento de desempleo y prácticamente la tercera parte de los 36 millones de habitantes en los niveles de pobreza.

Advirtió de que el peronismo busca un nuevo diseño de las políticas sociales pues "hay mucha hambre y mucha pobreza" y que los gobernadores aspiran a gestionar los subsidios para paliar el desempleo.

La reunión entre De la Rúa y los gobernadores peronistas cerró una ronda de consultas de dos días, en las que el presidente y su gabinete de ministros explicaron a los distintos bloques políticos con representación parlamentaria los alcances de las nuevas medidas económicas.

El ministro de Economía, José Luis Machinea, quien secundó al jefe del Estado en esas reuniones, indicó que el apoyo del peronismo era "esencial" para que los organismos financieros internacionales y los bancos extranjeros acreedores "renueven su confianza" en Argentina.

El viernes pasado, en una jornada de protestas violentas de desempleados en el norte del país, De la Rúa anunció la reducción de algunos impuestos, la reforma del sistema de jubilaciones y el propósito de que las provincias (estados federales) reduzcan sus gastos durante, por lo menos, cinco años.

El nuevo plan de medidas económicas, que supone también una reforma al proyectado presupuesto nacional de recursos y gastos para el año próximo, fue avalado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha comprometido un crédito de unos 14 mil millones de dólares para el "blindaje" de la economía argentina.

El jefe del Gabinete de Ministros, Cristyan Colombo, anunció que el plan contra la crisis económica lanzado por De la Rúa recibió también "contundentes respaldos" de los gobiernos de los Estados Unidos, España y Brasil, el principal socio comercial de Argentina en el Mercado Común del Sur (Mercosur).
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores