Evacuan primeros cadáveres del túnel en Austria con un balance de 159 muertos

De los 159 muertos del balance provisional, 92 eran austríacos, 37 alemanes, 10 japoneses, ocho norteamericanos, cuatro eslovenos, dos holandeses, un británico y un checo, anunció el gobernador de la provincia de Salzburgo, Franz Schausberger. Cuatro cadáveres aún no han sido identificados.

13 de Noviembre de 2000 | 14:57 | AFP
KAPRUN, Austria.- Ciento cincuenta y nueve personas murieron el sábado en el incendio de un funicular en un túnel de los Alpes austríacos, anunciaron este lunes las autoridades, mientras los primeros cuerpos estaban siendo recuperados.

De los 159 muertos del balance provisional, 92 eran austríacos, 37 alemanes, 10 japoneses, ocho norteamericanos, cuatro eslovenos, dos holandeses, un británico y un checo, anunció el gobernador de la provincia de Salzburgo, Franz Schausberger. Cuatro cadáveres aún no han sido identificados.

Pero Schausberger destacó que la identificación de las víctimas del incendio se está realizando de manera indirecta, a partir de una lista de desaparecidos, y sólo es segura al 90%.

Es imposible realizar un recuento de los restos carbonizados en una de las peores catástrofes de los Alpes. La identificación definitiva de las víctimas, mediante pruebas ADN o a partir de su dentadura, tardará entre tres y cuatro semanas, añadió la directora del instituto médico-legal de Salzburgo, la doctora Edith Tusch-Bauer.

Entretanto, los equipos de socorro comenzaban a extraer los primeros cuerpos. Veintinueve cadáveres fueron trasladados por helicóptero a Salzburgo y otros 17 fueron trasladados hasta la superficie del glaciar de Kitzsteinhorn.

Los investigadores seguían negándose a avanzar cualquier explicación sobre las causas del incendio, que según un superviviente se desató segundos después del cierre de las puertas, incluso antes de que el tren entrara en el túnel.

El aparato se detuvo a 600 metros de su punto de partida, ya en el interior del túnel, antes de ser consumido por las llamas en unos instantes. Gerhard Hanetseder, de 39 años, explicó en la radio-televisión estatal cómo había logrado salvarse, con su hija de 12 años, descendiendo el túnel en la oscuridad completa.

Sólo 12 personas lograron escapar a la trampa rompiendo un cristal del vagón trasero. Pero muchos vieron cortada su huida por las llamas y no tuvieron otra alternativa que ascender por el interior del túnel, sucumbiendo a las llamas y al humo.

Los equipos de búsqueda utilizan una galería lateral, a medio camino del túnel de más de tres kilómetros, para descender hasta el lugar del siniestro, en un penoso descenso de 2.000 escaleras.

El espectáculo es tan desolador que son asistidos por psicólogos. Tras un primer examen de los médicos forenses y técnicos, los cuerpos son trasladados en ascensor por el túnel para, a continuación, ser izados hasta la superficie.

Las autoridades advirtieron que las tareas de recuperación de los cuerpos podrían prolongarse aún durante varios días. Todos los funiculares austríacos que atraviesan túneles en su recorrido recibieron este lunes la orden de suspender sus servicios para ser examinados durante esta semana, informó un portavoz del Ministerio de Transportes austríaco.

Austria, que acaba de vivir dos días de luto nacional, se interroga sobre las causas del siniestro, tras una serie negra de dos años de avalanchas y de incendios mortales.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores