No hay caso en Medio Oriente: La ola de violencia no se detiene

Israel impuso un estricto bloqueo en torno de las ciudades palestinas en respuesta a las emboscadas a tiros de cuatro israelíes, pero la medida no logró contener la violencia que dejó este martes tres palestinos muertos, uno en Cisjordania y dos en la franja de Gaza.

14 de Noviembre de 2000 | 17:36 | AP
JERUSALEN.- Israel impuso un estricto bloqueo en torno de las ciudades palestinas en respuesta a las emboscadas a tiros de cuatro israelíes, pero la medida no logró contener la violencia que dejó este martes tres palestinos muertos, uno en Cisjordania y dos en la franja de Gaza.

Por otra parte, fuentes palestinas dijeron que un hombre de 50 años murió después que los colonos apedrearon su automóvil. Un pasajero del vehículo dijo que el hombre fue golpeado en el pecho por una pesada roca.

Israel negó que sus soldados hubiesen matado hoy a dos palestinos en Gaza. Una declaración militar calificó las versiones de las muertes como parte de una "campaña de mentiras palestinas que han inflamado los territorios".

La matanza de los israelíes ayer es parte de una nueva campaña de terror por parte de los militantes, dijo Israel. El cordón del ejército en torno de las comunidades palestinas paralizó hoy las actividades y suscitó encendidas condenas de los dirigentes palestinos.

El Primer Ministro israelí Ehud Barak regresó antes de lo previsto de un viaje al extranjero para asistir a una reunión de emergencia de su gabinete de seguridad para la tarde de este martes.

En la reunión trataría sobre las medidas a tomar por el asesinato de cuatro israelíes -un maestro, un camionero y dos soldados- alcanzados ayer por balas de francotiradores palestinos.

Barak, que regresaba de Estados Unidos a Israel, canceló una reunión en Londres con el Primer Ministro británico Tony Blair y se entrevistó en cambio con el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

La nueva etapa de enfrentamiento entre israelíes y palestinos parecía a punto de extenderse también a las carreteras de Cisjordania. Los militares israelíes dijeron que el ejército consideraba imponer futuras restricciones a los viajes de los palestinos.

"Cuando la situación se ponga mala para nosotros, se pondrá muy mala para ellos (los palestinos)", afirmó el ministro israelí Binyamin Ben-Eliezer. Los palestinos, por su parte, dijeron que impedirían la entrada de civiles y tropas a las aldeas de la Cisjordania a partir de mañana, aniversario de la proclamación simbólica de un estado palestino, emitida en el exilio en 1988.

Tal medida sería un reto directo a Israel, dado que los acuerdos previos de paz garantizan a los israelíes el control de seguridad sobre las poblaciones de la Cisjordania. Los activistas palestinos también "cerrarán el paso a los colonos" judíos, dijo Hussein al Sheik, dirigente del movimiento Fatah de Arafat.

Ningún grupo palestino reclamó la responsabilidad de las emboscadas a tiros que evidenciaban una nueva estrategia por parte de los palestinos en las hostilidades que duran ya siete semanas.

El comandante de la milicia Tanzim, en la Cisjordania, dijo que sus fuerzas se proponían llevar el enfrentamiento a los sectores controlados por Israel en la Cisjordania, y aislar a los colonos judíos ubicados en la región.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores