De la Rúa evalúa "avances positivos" con provincias para plan anticrisis

El eventual acuerdo "está avanzando positivamente", dijo el presidente argentino, Fernando de la Rúa, aunque el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Ruckauf (del opositor peronismo a nivel nacional), expresó poco después que no creía que el acuerdo se firme el jueves, como habían señalado algunas fuentes oficiales, "ni siquiera esta semana".

15 de Noviembre de 2000 | 22:50 | AFP
BUENOS AIRES.- El presidente argentino, Fernando de la Rúa, evaluó esta noche "avances positivos" en vitales tratativas con el opositor peronismo neoliberal para lograr un blindaje financiero del FMI, mientras se multiplicaban las protestas sociales en casi todo el país.

El eventual acuerdo "está avanzando positivamente", dijo De la Rúa a la prensa, aunque el gobernador de la provincia de Buenos Aires (la mayor del país), Carlos Ruckauf (del opositor peronismo a nivel nacional), expresó poco después que no creía que el acuerdo se firme el jueves, como habían señalado algunas fuentes oficiales, "ni siquiera esta semana".

Los gobernadores del PJ analizaban los detalles de la propuesta oficial de austeridad durante una extensa reunión que se celebraba por la noche.

En declaraciones a la prensa durante un acto en la privada Universidad Católica Argentina, De la Rúa detalló que "la negociación está resuelta en lo económico, pero hay algunos puntos que han planteado (los gobernadores del PJ) en la administración o manejo de los planes sociales".

Durante las tratativas se habría logrado un entendimiento preliminar que contempla que las provincias recibirán un fondo de 225 millones de pesos (igual en dólares) para planes de empleo y desarrollo social, en un contexto de extendidas protestas en varios puntos del país en reclamo de fuentes laborales y otras reivindicaciones.

En medio de turbulencias financieras, las autoridades federales buscan intensificar la austeridad en las provincias como uno de los puntos centrales para lograr un blindaje financiero por unos 20.000 millones de dólares que prometieron el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismos y gobiernos, entre ellos el de Estados Unidos.

El dilema para el presidente De la Rúa y los gobernadores peronistas radica en que el FMI ha pedido que la cirugía fiscal se aplique esta vez a fondo en las provincias, donde la desocupación (15,4% a nivel nacional) ha hecho estragos.

Cuando se apagaban en el norte del país los fuegos de los piquetes de desocupados en las rutas de la convulsionada provincia de Salta, unos 2.000 productores tabacaleros volvieron a bloquear la carretera 34 camino a Bolivia en rechazo a un recorte en los subsidios a esa actividad.

En otro punto de esa ruta, centenares de obreros del ingenio azucarero La Esperanza de la vecina provincia de Jujuy reclamaban el pago de sus sueldos y municipales ocupaban avenidas en la capital provincial San Salvador.

La ola de protestas tendrá su clímax el jueves y viernes de la semana próxima, cuando se cumpla una huelga general de 36 horas de los sindicatos rebeldes de la mayoritaria Confederación General del Trabajo (CGT) y los combativos de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA, estatales y docentes), que incluirá 'cacerolazos' y apagones en los barrios.

Trabajadores de una empresa de transportes de Corrientes (nordeste) ocuparon rutas de esa provincia y quemaron neumáticos, mientras la policía montaba guardia a su alrededor, en un ambiente de tensión.

Para colmo bomberos voluntarios bloquearon con sus autobombas el tránsito frente al Congreso en Buenos Aires e hicieron sonar ululantes sirenas en rechazo al proyecto de suprimir un subsidio del Presupuesto que permite mantener los 620 cuarteles de la fuerza en todo el país.

El clima de rebeldía se extendía al sector rural, donde unos 200 comerciantes y productores agropecuarios expulsaron de la ciudad de Chajarí en la provincia de Entre Ríos (centro-este) a inspectores de impuestos, que intentaban clausurar sus propiedades.

La producción industrial registró en octubre otra baja (-3,3%) y el crecimiento económico no superará el 0,7% este año en el mejor de los casos, mientras la pauta de aumento para 2001 ha sido reducida de 3,7% a 2,5%, por el Gobierno.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores