Estación MIR será hundida en febrero

"El estado actual de los sistemas de la estación orbital es tal que pueden fallar en cualquier momento", el director de la Agencia Espacial rusa, Yuri Kóptiev al explicar la decisión de destruir la MIR, que en febrero próximo cumplirá quince años de servicio cuando fue diseñada para una vida útil de tres.

16 de Noviembre de 2000 | 10:10 | EFE
MOSCU.- La estación orbital MIR será hundida en el océano Pacífico en una arriesgada operación que se llevará a cabo entre el 27 y 28 de febrero del próximo año, anunció este jueves la Agencia Espacial de Rusia (AER).

El director de la AER, Yuri Kóptiev, declaró que la decisión fue adoptada en una reunión especial del Gobierno, que desde hace al menos dos años estudiaba la viabilidad de mantener en órbita la plataforma espacial, orgullo de la cosmonáutica rusa. "El estado actual de los sistemas de la estación orbital es tal que pueden fallar en cualquier momento", dijo Kóptiev al explicar la decisión de destruir la MIR, que en febrero próximo cumplirá quince años de servicio cuando fue diseñada para una vida útil de tres.

El director de la AER recordó que recientemente fue enviada una nave de carga a la MIR para corregir su órbita e impedir que cayera a la Tierra en diciembre próximo. Sin embargo, muchos especialistas rusos consideran que la estación podría seguir en órbita si Rusia tuviera recursos para financiar su programa espacial.

Todos los proyectos para conservar la MIR como una operación comercial e incluso turística han chocado con problemas financieros o no han cristalizado. Entre los planes estudiados en su día para prolongar la vida útil de la estación orbital, hubo proyectos de convertirla en un destino de "turismo de aventuras" para millonarios.

De acuerdo con otra propuesta, una cadena de televisión de Estados Unidos pretendía desarrollar en la MIR una serie del programa de gran audiencia "Survival". Según Kóptiev, la estación espacial caerá en las aguas del Pacífico en un lugar a entre 1.500 y 2.000 kilómetros de Australia.

Para llevar a cabo la "liquidación" de la plataforma, a finales de enero próximo será enviada a la MIR una nave-cisterna que será la encargada de orientar su caída a la Tierra.

Científicos y ecologistas rusos y europeos han advertido de los posibles riesgos que implicará el hundimiento de la MIR, al no poderse garantizar al cien por cien el control de la caída desde el espacio. "Garantizar totalmente que el descenso de la estación Mir se produzca en una zona apartada y segura del océano Pacífico es prácticamente imposible", manifestó ayer Anatoli Kisiliov, director de la empresa aeroespacial Jrúnichev.

En opinión de Kisiliov, "es irreal establecer con un alto grado de precisión el modelo matemático de los procesos de frenado, entrada y paso por la atmósfera y la caída en el océano de un ingenio con una masa de 130 toneladas e integrado por varios módulos". El funcionario explicó que hay factores que cambian a diario, como la actividad solar y los fenómenos atmosféricos, que impiden calcular con total precisión la trayectoria de caída de la estación.

Lo que sí han establecido con exactitud los especialistas son los elementos de la MIR que no se destruirán al entrar en la atmósfera y que inevitablemente caerán a la Tierra. Se trata de los componentes de acero altamente resistente de forma esférica que forman la base de la Mir, los módulos Kristal, Spektr, Priroda, dos segmentos del Kvant y las toberas de los cohetes propulsores.

La mayoría de los elementos que componen la Mir se desintegrarán en la atmósfera, pero los que queden caerán en el Pacífico en forma de lluvia metálica incandescente en una franja de 8.000 a 10.000 kilómetros de largo por 200 kilómetros de ancho.

Pero existe la posibilidad, aunque no es muy alta, de que algunos de estos fragmentos puedan caer en tierra firme como en el caso de la estación Saliut, antecesora de la Mir, que cayó en Argentina y mató a una res. El anuncio de la fecha de destrucción de la MIR coincidió con la firma en Bruselas de un acuerdo cooperación científica para proyectos conjuntos en la Estación Espacial Internacional entre la Unión Europea (UE) y Rusia.

Mientras, los resultados de una encuesta divulgados hoy señalan que el 61,7 por ciento de los rusos opina que Rusia, cueste lo que cueste, debe mantener en órbita la MIR.

Al mismo tiempo, el 45 por ciento de los preguntados considera que la destrucción de la Mir no significa de ninguna manera que Rusia deje de ser una potencia espacial.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores