Corte de Florida: no certificar el sábado al ganador de elecciones

El conteo de votos presidenciales en la Florida fue puesto en el limbo por una fallo de la Corte Suprema del estado que prohibe a las autoridades proclamar un ganador este sábado, como lo manda la ley floridana.

17 de Noviembre de 2000 | 20:01 | AP
TALLAHASSEE, Florida, Estados Unidos.- El conteo de votos presidenciales en la Florida fue puesto en el limbo por una fallo de la Corte Suprema del estado que prohibe a las autoridades proclamar un ganador este sábado, como lo manda la ley floridana.

La orden, impartida por el tribunal a la secretaria de Estado de la Florida Katherine Harris, fue conocida cuando el candidato republicano George W. Bush aumentaba su ventaja sobre el demócrata Al Gore en el escrutinio de casi un tercio de las boletas emitidos por votantes ausentes en ultramar.

Gore, a su vez, esperaba obtener ganancias del recuento manual, que todavía continuaba, en condados altamente demócratas.

En su orden unánime esta tarde, los jueces dijeron que deseaban mantener el "status quo" en el estado que va a decidir la contienda por la presidencia. Harris, que había anunciado planes de certificar al ganador el sábado, recibió la orden de no actuar "hasta nueva orden" del tribunal supremo del estado.

Se fijó una audiencia para el lunes, acontecimiento que permitirá de hecho que los recuentos manuales en Palm Beach y Broward County finalicen.

Menos de una hora después de la decisión del tribunal supremo, Gore habló afuera de la residencia del vicepresidente, diciendo que ni él ni Bush, ni Harris serán árbitros en esta elección.

"Esta elección es algo que debe ser decidido por la voluntad popular expresada de acuerdo a la ley, determinada ahora por el Tribunal Supremo de la Florida".

El tribunal intervino luego de que Harris anunció que pensaba certificar un ganador poco después del mediodía, tras el conteo de los votos en ausencia.

La corte también dijo que no era su intención detener "el conteo y concesión" de los resultados de las boletas de votantes ausentes o "cualesquiera otras boletas".

Ello pareció ser una referencia a los recuentos manuales que están en desarrollo en dos condados, donde se han emitido más de dos millones de boletas en el día de las elecciones, el pasado 7 de noviembre.

El tribunal supremo del estado emitió su breve dictamen unas pocas horas después de que un juez de Florida dictaminó que Harris había actuado dentro de los márgenes de su discreción, al negarse a aceptar las boletas contadas manualmente después del plazo de las 5 PM del martes pasado, que había sido fijado por ella.

Los demócratas dicen que Harris actuó arbitrariamente al decidir ignorar los recuentos revisados de varios condados. Pero el juez Terry Lewis dijo en un breve dictamen que estaba en desacuerdo.

"La ley de Florida otorga a la secretaria de Estado, como principal funcionaria electoral, amplia autoridad discrecionaria para aceptar o rechazar resultados tardíos", dijo Lewis.

En una reacción escrita al dictamen de Lewis, Harris expresó que estaba complacida.

El nuevo dictamen se produjo en momentos en que los asistentes de ambos candidatos maniobraban en una campaña postelectoral nunca antes vista.

Preocupados de que la certificación de Harris fuese a dar a Bush suficientes votos para llevarse la presidencia, el ex secretario de Estado Warren Christopher advirtió que los demócratas tomarían "pasos para revertir su acción".

"Espero que el gobernador Bush no atribuya condición final al resultado, y no comience a celebrar, sino que le dé al tribunal supremo de Florida la oportunidad de decidir en el caso", dijo.

Los republicanos dejaron bien claro que están deseosos de poner fin al reto de Gore.

El ex secretario de Estado James A. Baker III dijo que Bush y su equipo esperaban el fin del conteo de los votos en ausencia "para que el proceso de lograr un resultado final en las elecciones en Florida no esté sujeto a más demoras".

Bush se encontraba en Texas y Gore en Washington desde donde seguían los acontecimientos de "montaña rusa" que se sucedían en torno al escrutinio de votos en la Florida.

El escrutinio de las boletas del exterior realizado hasta esta tarde daba a Bush 81 votos y a Gore 36. Los demócratas en el condado Monroe protestaron por la asignación de dos votos al gobernador de Texas, y otras protestas se realizaron en diversos sitios en un proceso lleno de controversias.

Bush mantiene una ventaja de 345 votos en el estado que decidirá al ganador de las elecciones presidenciales, incluyendo la tabulación de votos emitidos en ultramar por residentes de 17 de los 67 condados del estado.

Esos totales no incluyen los votos de los disputados recuentos manuales que buscan los demócratas en los condados de Broward y Palm Beach. Esos recuentos han dado a Gore un total de 34 votos más hasta ahora.

Los acontecimientos del día -dos decisiones de cortes; cuestionados recuentos manuales en desarrollo; y tabulación de boletas emitidas en ultramar- eran difíciles de seguir e imposibles de predecir.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores