Edecan de Fujimori regresa a Perú

La cancillería nipona indicó desconocer la presencia de edecanes con el presidente del país andino, y diplomáticos peruanos elevaron una duda al respecto aunque dejaron abierta la posibilidad de que el documento de dimisión con la rúbrica del aún mandatario hubiera salido ya rumbo a Lima.

20 de Noviembre de 2000 | 10:10 | EFE
TOKIO.- Un edecán que acompañaba a Alberto Fujimori viajó hoy rumbo a Perú sin que se sepa si es portador de la misiva dirigida al Congreso con su renuncia a la Presidencia del país, mientras en Tokio reina el desconcierto y el gobierno japonés se mantiene al margen asegurando que sólo observa los acontecimientos.

Esta madrugada la secretaría de Prensa de la Presidencia peruana entregó un comunicado en el hotel en que se aloja Fujimori en el que éste confirmaba su deseo de presentar en el plazo de 48 horas al Presidente del Congreso, Valentín Paniagua, su renuncia oficial, desatando así la dimisión del gobierno peruano en bloque y fuertes críticas por la forma elegida para dejar la Presidencia.

"Para nosotros es un misterio también. Nos enteramos por el comunicado de prensa que nos enviaron anoche por fax", dijo a EFE un portavoz de la cancillería japonesa, quien precisó que Japón se mantiene al margen de todo lo que ha hecho Fujimori desde que llegó a Tokio en una supuesta "escala técnica" el pasado viernes.

Otras fuentes oficiales revelaron que hoy partió de Tokio uno de los dos edecanes que acompañaban a Fujimori en el viaje que le condujo la semana pasada al sultanato de Brunei, para asistir al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), y luego a Japón, en una supuesta escala de regreso en la que se anunció su dimisión.

Nadie informó de si el edecán porta en persona la carta de renuncia del presidente al Congreso.

La cancillería nipona indicó desconocer la presencia de edecanes con el presidente del país andino, y diplomáticos peruanos elevaron una duda al respecto aunque dejaron abierta la posibilidad de que el documento de dimisión con la rúbrica del aún mandatario hubiera salido ya rumbo a Lima.

El ministro consejero de la embajada peruana, Juan Aurich, remitió al comunicado presidencial y dijo que transcurridas las 48 horas que el aún presidente se había dado para entregar la renuncia, que se cumplirán en la madrugada del miércoles, Fujimori puede parecer personalmente ante los medios de comunicación.

El anuncio de la renuncia de Fujimori no ha podido ser más inoportuno para Japón, pues hoy el gobierno del Primer Ministro Yoshiro Mori hace frente a una moción de censura que ha presentado la oposición para forzar su dimisión.

La reprobación parlamentaria de los cuatro principales partidos de la oposición tiene el agravante de que es apoyada por dos facciones del partido gubernamental que preside el propio Mori.

La censura puede aprobarse esta noche y se baraja la dimisión del gobierno o la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones generales.

Satoru Satoh, director de prensa del ministerio de Asuntos Exteriores resaltó a que Tokio siempre ha apoyado el proceso democratizador y de estabilización de Perú, pero que "en un marco general, Japón no apoya a un presidente determinado".

El funcionario desmintió que Japón conociera de antemano las intenciones de Fujimori en Tokio y afirmó que la razón de su permanencia en esa capital tal vez se deba a que supo que el nuevo presidente electo del Congreso iba a elevar una moción de censura contra él.

El misterio y silencio que rodea a Fujimori en Tokio continúa produciendo especulaciones y fuentes gubernamentales reiteraron de nuevo hoy que Fujimori no ha pedido protección especial y tampoco ha solicitad asilo político en el país, figura que por otro lado no existe en el ordenamiento legal japonés.

Tokio no descartó que Fujimori decida quedarse en Japón, de donde eran sus padres y antepasados, extremo que se lo permite el pasaporte diplomático con el que entró en el país.

En Japón Fujimori tiene en Tokio a su hermana Rosa, esposa del embajador peruano en Japón, Víctor Aritomi, y a su hijo primogénito, Hiro, que trabaja en una empresa de programación informática de la capital, además de otros parientes más lejanos de la sureña provincia de Kumamoto, de la que es originaria la familia.

Para frenar nuevas especulaciones, las autoridades recordaron que Japón y Perú no tienen tratado de extradición para prófugos de la justicia, y que por ahora sobre Fujimori no pesa ninguna acusación formal por delito alguno.

Luis Alberto Fartán, coordinador general en Japón del partido peruano de oposición APRA, dijo que el secretario general, Jorge del Castillo, ha pedido en Lima que se cree una comisión de congresistas para que sea enviada a Japón.

Los congresistas quieren pedir al gobierno de Tokio que no acoja a Fujimori y que le "invite" a retornar a Perú para que haga frente a sus responsabilidades, dijo el representante de APRA.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores