Gobierno argentino acusa a sinticatos de "amedrentar" a la población

La ministra argentina de Trabajo, Patricia Bullrich, dijo que la huelga general organizada por los sindicatos a partir de mañana "es una barbaridad" y que "el que no cumpla con los servicios esenciales será denunciado a la Justicia".

22 de Noviembre de 2000 | 11:15 | EFE
BUENOS AIRES.- El gobierno argentino sostuvo hoy que la huelga general organizada por los sindicatos a partir de mañana, jueves, busca "amedrentar" a la población y advirtió que no tolerará cortes de carreteras u otro tipo de desmanes.

La ministra argentina de Trabajo, Patricia Bullrich, dijo que la protesta "es una barbaridad" y que "el sindicato que no cumpla con los servicios esenciales será denunciado a la Justicia".

"Esto no es un paro, es una jornada de amedrentamiento a quienes quieren trabajar", subrayó en declaraciones a emisoras locales.

En este sentido, Bullrich destacó que en los últimos dos días hubo ataques que causaron destrozos a vehículos de empresas de taxis y de autobuses a los que calificó de "actos de intimidación" con vistas a la protesta.

Dijo que no se tolerará ningún tipo de desmán y que se respetará "tanto el derecho de huelga como el de ir a trabajar", por lo que insistió en que los organizadores de la protesta "deben garantizar" el transporte público, entre otros "servicios básicos para la comunidad".

La fracción disidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor y más antigua del país, convocó a una huelga general de 36 horas de duración, que comenzará al mediodía de mañana con el apoyo de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y grupos sindicales de izquierdas.

A su vez, el ala moderada de la CGT convocó a una huelga general para el viernes próximo y, al igual que los otros sectores sindicales, amenazó con organizar otra protesta en diciembre si el gobierno no cambia su política económica.

"Los que pierden son los trabajadores, por eso nuestra discusión es con los dirigentes sindicales", dijo Bullrich.

"Si lo que hago es cortar carreteras, impedir que los colectivos (autobuses) circulen, y además genero un clima como el que se ha generado a partir de ciertos hechos de violencia que ha habido estos días -agregó-, esto no tiene nada que ver con una protesta".

La ministra de Trabajo sostuvo que Argentina dejará de producir por unos 600 millones de dólares, "y si a esto se suma que hay problemas económicos, entonces la protesta cuesta mucha plata".

Esta será la tercera huelga nacional convocada contra la política del gobierno de Fernando De la Rúa, quien asumió la jefatura del Estado el 10 de diciembre de 1999.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores