Estrada confía en que será absuelto de acusaciones de corrupción

Enfrentado a denuncias de haber cometido diversas irregularidades, la Cámara de Representantes de Filipinas inició un proceso de destitución contra el jefe del Estado por supuesta corrupción, aceptación de soborno, traición de la confianza pública y violación de la Constitución.

27 de Noviembre de 2000 | 10:19 | EFE
MANILA.- El Presidente filipino, Joseph Estrada, manifestó este lunes que espera ser absuelto por el Senado en el juicio por corrupción, mientras las fuerzas de seguridad se encontraban en estado de alerta por temor a una acción guerrillera durante las manifestaciones contra el Mandatario.

"Aseguro al pueblo filipino que seré absuelto porque la verdad está de mi lado", sostuvo Estrada en un discurso. Los abogados del jefe del Estado están trabajando para impedir que tenga lugar el juicio, previsto el 7 de diciembre.

El Senado, que actúa como tribunal en el proceso de destitución, decidirá esta semana sobre su moción para descalificar los cargos basándose en cuestiones técnicas. Mientras tanto, los fiscales pidieron al tribunal que no autorice que 7 personas, entre las cuales se encuentran el ex abogado del presidente y un cuñado de Estrada, huyan al extranjero. Este equipo sugirió que estos individuos deberían ser convocados como testigos hostiles.

Este lunes el gobierno desplegó unos 6.000 efectivos de la policía antimotines en Manila para hacer frente a las manifestaciones que exigen la renuncia de Estrada para evitar una prolongación de la crisis, que estalló el mes pasado después de que un amigo del mandatario lo acusó de aceptar sobornos de los organizadores de juegos clandestinos.

El servicio de inteligencia del gobierno advirtió la semana pasada que las guerrillas comunistas tienen intenciones de mezclarse con los manifestantes y lanzar acciones "violentas" en el marco de su lucha por el poder. Las fuerzas de seguridad están en "alerta roja". Todos los servicios policiales y militares se encuentran a la disposición del gobierno para "responder a disturbios civiles", afirmó Alexander Aguirre, el asesor de seguridad nacional del gobierno.

Los responsables del ministerio de Educación autorizaron a los alcaldes y a las autoridades de los colegios a suspender las clases si consideran que la situación local es "peligrosa" para los estudiantes, anunció el jefe de la policía de Manila, Edgardo Aglipay.

Siete universidades situadas cerca del palacio presidencial de Malacanang suspendieron las clases el lunes como precaución. Las fuerzas de oposición, respaldadas por las grandes empresas, la Iglesia católica, los sindicatos y los grupos de izquierda organizan manifestaciones diarias.

De esa forma esperan convencer a Estrada de que ha perdido la autoridad moral para gobernar. También quieren presionar al Senado, cuyos miembros serán los jurados en el juicio de destitución del presidente.

"No podemos autorizar anarquía ni violencia en nuestras calles y ciudades", afirmó el mandatario. Hace dos semanas, la Cámara de Representantes inició un proceso de destitución contra el jefe del Estado por supuesta corrupción, aceptación de soborno, traición de la confianza pública y violación de la Constitución.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores