Gore insiste en el proceso democrático: Todos los votos deberían ser contados

El vicepresidente norteamericano intenta convencer al público de su país que tiene sobradas razones para apelar la certificación del gobernador texano George W. Bush como ganador de las elecciones presidenciales en Florida, por considerar que no todos los votos fueron escrutados debidamente y porque "ignorar votos es ignorar la propia democracia".

28 de Noviembre de 2000 | 11:51 | AP
WASHINGTON.- El vicepresidente Al Gore intentó convencer al público norteamericano que tiene sobradas razones para apelar la certificación del gobernador texano George W. Bush como ganador de las elecciones presidenciales en Florida, por considerar que no todos los votos fueron escrutados debidamente y porque "ignorar votos es ignorar la propia democracia".

En contraste, tres semanas después de los comicios, lo único que pide Bush es la llave de la oficina de transición a la Casa Blanca. "Se trata de hacer lo que creemos es lo acertado, no solamente para nosotros y para los 50 millones de norteamericanos que votaron por nosotros, sino para nuestro sistema, para la historia, para establecer un precedente", dijo el compañero de fórmula de Gore, el senador Joseph Lieberman.

"Sabemos perfectamente lo que es bueno para el país y ciertamente no deseamos prolongar este proceso demasiado", agregó Lieberman esta mañana a la cadena de televisión CBS. El compañero de fórmula de Bush, el ex secretario de Defensa Dick Cheney, dijo esta mañana que los demócratas intentan establecer un precedente, algo que "creará varios problemas", vaticinó.

"Ha llegado el momento de concluir esto, ahora que tuvimos ya unas elecciones y tuvimos un escrutinio, tuvimos un recuento y tenemos ahora la certificación de George W. Bush como ganador", dijo Cheney a la cadena de televisión NBC. Agregó que al equipo del gobernador se le está "acabando rápidamente el tiempo para establecer el nuevo gobierno" antes de la toma de posesión.

"El 30% del tiempo (de transición) ordinariamente disponible ha expirado", dijo ayer a los periodistas en Washington Cheney, en referencia a las 10 semanas de transición entre las elecciones del 7 de noviembre y la toma de posesión del nuevo mandatario, el 21 de enero. "Nos dedicaremos a la tarea de la transición lo más rápidamente que podamos".

Gore, que habló anoche ante las cámaras de televisión de las principales cadenas nacionales, y Cheney, que lo hizo a media tarde, enmarcaron las disputas legales que uno y otro bando han iniciado para cimentar sus reclamos a ocupar la Casa Blanca. El equipo legal de Bush preparó los argumentos legales que presentará a la Corte Suprema en Washington para cimentar la demanda del gobernador de Texas contra los recuentos manuales de Florida.

Al mismo tiempo, el equipo legal de Gore dijo que entregará mañana a los letrados de Bush sus pruebas y una lista de testigos en su demanda a nivel estatal contra la certificación del gobernador de Texas, que ganó los 25 votos del Colegio Electoral de la Florida por 537 votos populares.

El vicepresidente apeló los resultados del escrutinio en los condados de Palm Beach, Nassau y Miami-Dade ante el juez estatal N. Sanders Sauls, un magistrado con fama de fallar sus casos con premura. Empero, el juez advirtió a los abogados de Gore la dificultad de concluir el caso antes del plazo del 12 de diciembre, cuando deben ser designados los delegados que representarán a Florida en el Colegio Electoral.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores