Filipinos exigen salida de Presidente Estrada

En un mitín que reunió a más de 50 mil personas en Manila, la oposición, liderada por la vicepresidenta Gloria Macapagal-Arroyo, concluyó una semana de protestas para exigir la salida del poder del Mandatario, quien el próximo 7 de diciembre deberá enfrentarse a un juicio ante el Senado por corrupción y recibir sobornos.

30 de Noviembre de 2000 | 10:27 | EFE
MANILA.- Unas 50.000 personas se manifestaron este jueves en la capital filipina para pedir la dimisión del Presidente Joseph Estrada y para recordar, en el aniversario de su nacimiento, al héroe nacional Andrés Bonifacio, quien inició la lucha contra el colonialismo español.

En medio de amenazas de las Fuerzas de Seguridad de dispersar la concentración, miles de filipinos aprovecharon el día festivo para acudir a la convocatoria de la oposición. Con este nuevo mitín, la oposición, liderada por la vicepresidenta Gloria Macapagal-Arroyo, concluyó una semana de protestas para exigir la salida del poder de Estrada, quien el próximo 7 de diciembre deberá enfrentarse a un juicio ante el Senado por corrupción y recibir sobornos, entre otros delitos.

La marcha de protesta tuvo lugar en los alrededores del palacio presidencial de Malacañang, donde desde ayer se concentraban campesinos y estudiantes llegados de otras provincias para mostrar su apoyo a la dimisión del jefe del Estado. Mientras tanto, Estrada acusó hoy a quienes piden su dimisión de culparle de haber recibido millones de dólares procedentes del juego ilegal antes de haberse sometido a una investigación y a un juicio.

En un discurso pronunciado en la ciudad de San Carlos, a 200 kilómetros al norte de Manila, el Presidente manifestó que "me enfrentaré con confianza a la moción de censura y acataré el resultado, y espero que quienes me acusan hagan lo mismo".

"Insisto en que no he recibido un céntimo y que en mi familia no hay ladrones. La verdad prevalecerá por encima de todo", insistió el Mandatario filipino, quien, además del juicio, se enfrenta a una fuerte campaña de desprestigio.
Estrada, quien culpó a la oposición de crear problemas para debilitar la economía y el sistema político, insistió en que las prioridades de su Gobierno son la eliminación de la pobreza, que calificó como "el único enemigo de Filipinas".

El Día de Bonifacio, el fundador del Katipunan, el movimiento armado que inició la rebelión contra el poder colonial español en 1896, sirvió a la oposición de excusa para pedir justicia. "Con el triunfo de Bonifacio sobre los colonizadores españoles nos llegó a los filipinos el mensaje de que el futuro está en manos de las masas, que ahora tienen la misión de acabar con el régimen de Estrada", declaró este juevesd la presidenta del Movimiento para la Democracia Nacional, Sonia Soto.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores