Fox visita ciudades de México en segundo día de gobierno

Ante más de 10 mil presonas que se congregaron en la plaza central de Monterrey, el flamante presidente mexicano prometió gobernar con igualdad.

03 de Diciembre de 2000 | 09:04 |
MONTERREY.- El Presidente de México, Vicente Fox, cerró el sábado en la norteña ciudad industrial de Monterrey la primera parte de una gira por tres representativas urbes del país y reafirmó su compromiso con los pobres y marginados.

En su discurso de toma de posesión el viernes, Fox, un hacendado y ex ejecutivo de Coca-Cola de México que puso fin a 71 años de gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), prometió gobernar para todos los mexicanos, ricos o pobres, indígenas o mestizos.

Ante unas 10.000 personas que se congregaron en la plaza central de Monterrey, Fox reiteró su oferta de establecer un sistema nacional de microcréditos y de cajas de ahorro.

"Para que todos, sobre todo aquéllos apartados del desarrollo, tengan créditos para emprender un 'changarro' (pequeño negocio), para echar a andar una microempresa", dijo Fox en esta ciudad, cuna de las más grandes empresas del país.

En la mañana del sábado visitó el sureño y empobrecido estado de Oaxaca, donde aseguró que buscará extender la riqueza por toda la nación.

"No podemos avanzar y dejar atrás a otros, necesitamos unir vanguardia con retaguardia", agregó el mandatario en referencia las contrastantes regiones del empobrecido sur y el desarrollado norte de México.

Monterrey forma parte del adinerado e industrial norte del país, mientras que en Oaxaca la mayor parte de su población vive en extrema pobreza.

Un día después de asumir la Presidencia de México con una maratónica jornada en la capital del país, Fox llevó su celebración al interior del país con una primera gira que concluirá el domingo en la occidental ciudad de Guadalajara.

Durante su recorrido desde Oaxaca a Monterrey, Fox recibió la noticia de que el subcomandante Marcos, jefe político y estratega militar de la guerrilla zapatista del sureño estado de Chiapas, aceptó reanudar con el nuevo gobierno un interrumpido diálogo de paz.

Aunque condicionada, la disposición de los zapatistas pareció responder a la orden emitida el viernes por el gobierno de Fox para un primer repliegue de tropas militares en esa conflictiva región.

"Hoy escuchamos con gran alegría que el Ejército Zapatista de Liberación de Chiapas ha aceptado empezar a dialogar", dijo Fox en Monterrey, desatando una ovación.

En su recorrido desde el aeropuerto, cientos de personas salieron a las calles a recibir al mandatario mexicano incluso a pesar del frío y de una pertinaz lluvia.

Este sábado, llevó a sus invitados presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; de la República Dominicana, Hipólito Mejía, y al ex presidente de Polonia, Lech Walesa, premio Nobel de la Paz y fundador del movimiento sindical Solidaridad, al pintoresco pero pobre estado de Oaxaca.

Allí, el nuevo mandatario mexicano prometió a trabajadores e indígenas vestidos en sus trajes típicos que no dejaría al empobrecido sureste del país al margen del desarrollo económico.

"Será un proyecto económico con rostro humano, para asegurar oportunidades iguales a todas las familias de México", aseveró.

NO MAS DISCRIMINACION

Fox, ganador de una histórica elección el 2 de julio gracias a sus promesas de cambiar el autoritarismo del PRI y la corrupción que muchos asocian con la larga presencia de ese partido en el poder, también se comprometió a defender los derechos de 10 millones de indígenas del país.

"México es el resultado de la unión de pueblos y culturas diferentes (...) nuestra mayor riqueza humana es la diversidad étnica y cultural que integra nuestra nación", afirmó Fox ante una multitud de unas 5.000 personas en la colonial ciudad de Oaxaca, capital del estado del mismo nombre.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores