Corte Suprema EE.UU. se pronuncia, pero sin resolver la indefinición

La decisión judicial en Washington, que devuelve el caso a la Florida, llevó a un juez de ese estado a demorar su propio veredicto sobre un pedido de Gore de hacer el recuento manual de votos en dos condados del estado que sus abogados creen podría revertir el resultado favorable a Bush.

04 de Diciembre de 2000 | 16:10 | AP
WASHINGTON.- La Corte Suprema de Estados Unidos revocó hoy un dictamen de la Florida que redujo la ínfima ventaja de George W. Bush sobre Al Gore en el estado que decidirá quién de los dos ganará la presidencia.

Pero mientras el reloj seguía implacable su marcha, el dictamen no aclaró definitivamente la cuestión.

La decisión judicial en Washington, que devuelve el caso a la Florida, llevó a un juez de ese estado a demorar su propio veredicto sobre un pedido de Gore de hacer el recuento manual de votos en dos condados del estado que sus abogados creen podría revertir el resultado favorable a Bush.

El dictamen de la Corte Suprema, emitido como si fuese una cuestión de rutina en vez de un juicio en el que se jugaba la presidencia nacional, favoreció a Bush, pero sólo temporalmente.

La decisión añadió incertidumbre a la elección más incierta en tiempos modernos.

La Florida otorga 25 electores que son decisivos para ganar la Casa Blanca.

Como los electores tienen que ser escogidos el 12 de diciembre, y como los líderes de la legislatura estatal de mayoría republicana consideran una sesión especial para designar una lista favorable a Bush, todo lo que frene el proceso obra en ventaja de Bush. Los abogados de Gore así lo manifestaron al argumentar su caso en la capital estatal de Tallahassee.

Bush había apelado un dictamen de la Corte Suprema de la Florida que dio a Gore una extensión del plazo para certificar la elección estatal, extensión durante la cual se hizo un recuento de votos hasta el 26 de noviembre. Luego el estado certificó la victoria de Bush en la Florida por 537 votos, menos de la ventaja de 930 que tenía antes de ese recuento.

Como la Corte Suprema nacional envió el caso de vuelta a Tallahassee, el vocero del tribunal de la Florida dijo que no podía comentar sobre lo que se haría a continuación.

"Evidentemente, ésta es una cuestión pendiente de nuevo ante este tribunal y por ese motivo el tribunal no puede comentar sobre ninguna de las cuestiones", dijo Craig Waters.

Minutos después del dictamen de la Corte Suprema, el juez N. Sanders Saul hizo saber que se demoraría su propio dictamen sobre el pedido de Gore de hacer el recuento manual en los condados de Palm Beach y Miami-Dade hasta determinar si aquel dictamen tiene impacto sobre el caso en sus manos.

Después de presidir sobre un caso inusual -un frenético fin de semana de testimonios coronado por alegatos que se prolongaron hasta anoche- Sauls, juez de circuito en el condado de Leon, prometió dictaminar rápidamente sobre el pedido de Gore de hacer el recuento de 14.000 votos en disputa en condados de fuerte mayoría demócrata.

Gore anticipó que, de perder, también apelaría ante la Corte Suprema de la Florida. Y un abogado de Bush, Barry Richard, conjeturó que el gobernador apelará si Gore gana su pedido de recuento.

Doug Hattaway, portavoz de Gore, dijo que la decisión de la Corte Suprema nacional no tendrá ningún impacto. Dijo que el vicepresidente confía en que la Corte Suprema de la Florida vuelva a dictaminar a su favor y convencer al tribunal supremo de la nación que "su decisión se basó en las leyes de la Florida".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores