Gobierno argentino admite deuda con la gente en su primer año en el poder

A un año de haber asumido en el poder, el gobierno del presidente Fernando de la Rúa reconoció hoy que el saldo es "un poco amargo" porque no se han conseguido los logros esperados, pero enfatizó que el 2001 será un año "espectacular" en el que el país "va a crecer mucho".

09 de Diciembre de 2000 | 19:19 | AP
BUENOS AIRES.- A un año de haber asumido en el poder, el gobierno del presidente Fernando de la Rúa reconoció hoy que el saldo es "un poco amargo" porque no se han conseguido los logros esperados, pero enfatizó que el 2001 será un año "espectacular" en el que el país "va a crecer mucho".

"Hay una parte negativa: no llegamos a cumplir con nuestros pronósticos y con lo que la gente demanda", admitió el ministro de Economía José Luis Machinea un día antes de cumplir el primer año de gestión junto a De la Rúa.

"No supimos explicar algunas cosas y no pudimos lograr o mantener una tasa de crecimiento que creíamos que íbamos a alcanzar este año", explicó. "Por lo tanto no mejoramos la situación de la gente como creíamos que lo íbamos a hacer".

El portavoz presidencia Ricardo Ostuni, por su parte, dijo que los altibajos del primer año de gobierno "dejan un saldo un poco amargo porque no se han conseguido los logros que se pensaban".

El balance de Machinea sobre el primer año de gobierno de la Alianza se produce a menos de 24 horas de que De la Rúa pronosticó un año "espectacular" y aseguró que pese a la crisis logró mantener "la nave a flote".

El 10 de diciembre de 1999 De la Rúa asumió como presidente tras un triunfo electoral con casi el 50% de los votos y una gran expectativa por la finalización de diez años de gestión de Carlos Menem.

La Alianza, primer gobierno de coalición en el país, asumió prometiendo una lucha en favor de la justicia social, la reducción del desempleo y de los severos recortes al gasto público, reactivación económica y una lucha contra la corrupción.

Pero a poco de asumir, el gobierno comenzó a implementar una serie de medidas que provocaron el rechazo de gran parte de la población y le provocaron la caída de más del 50% de la imagen presidencial.

A las dificultades económicas y sociales, se sumaron también las políticas: un escándalo de sobornos en el Senado y la renuncia del vicepresidente Carlos Alvarez quien mantenía serias diferencias con De la Rúa.

En menos de 12 meses, el gobierno consiguió un generalizado aumento de impuestos, una rebaja de entre el 12% y el 15% de los salarios de empleados estatales, una reforma de las leyes laborales en favor de las empresas, entre otras medidas.

La fuertes críticas sociales derivaron en tres huelgas nacionales e innumerables cortes de rutas y manifestaciones callejeras.

Lejos del 3,5% de crecimiento proyectado inicialmente, el país crecerá este año un 0,5% o menos y continúa sin poder salir de una severa recesión de más de dos años. El déficit fiscal, por su parte, superará en alrededor de 2.000 millones los 4.700 millones de dólares pronosticados.

"La economía argentina va a crecer mucho a partir de 2001, no en forma esporádica, sino de ahí en más de manera sostenida", expresó Machinea.

De acuerdo al Presupuesto 2001, el país crecerá el 2,5% el año próximo.

El economista Juan Alemann, ex secretario de Hacienda, dijo que el gobierno de De la Rúa "quiso hacer un corte con Menem, quiso hacer revisionismo y perdió un año".

"Están dadas las condiciones (para que el 2001 sea espectacular), pero para eso hay que gobernar bien, no como este año", indicó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores