Clinton en Irlanda: La paz no puede revertirse

El Mandatario norteamericano, quien llegó a Dublín en una misión que describió como encaminada a exorcizar los últimos demonios en la ruta hacia la paz, dijo que las partes no involucradas deberían incorporarse al proceso, no desbaratar las esperanzas.

12 de Diciembre de 2000 | 18:09 |
DUBLIN.- El Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, instó este martes a los ciudadanos de Irlanda del Norte a continuar su marcha hacia la paz, porque, dijo, sólo hay tres o cuatro temas que siguen pendientes de solución.

Clinton, que llegó a Dublín en una misión que describió como encaminada a exorcisar los últimos demonios en la ruta hacia la paz, dijo que las partes no involucradas (una referencia más que todo a los grupos extremistas paramilitares) deberían de incorporarse al proceso, no desbaratar las esperanzas.

"Me parece que debemos continuar. No creo que dar marcha atrás sea una alternativa", dijo Clinton a los periodistas, cuando se preparaba a iniciar una reunión con el primer ministro de Irlanda, Bertie Ahern. "Creo que los líderes simplemente tienen que encontrar una manera de resolver los tres o cuatro tópicos (pendientes) y creo que puede lograrse. Yo haré lo que pueda", agregó.

Clinton fue recibido como héroe a su llegada a Dublín, donde fue elogiado como estadista "único" más que bienvenido para continuar involucrado en el proceso de paz al término de su mandato. Un asesor de la Casa Blanca dijo el lunes que el Presidente sopesará el asumir más participación en el proceso de paz, una vez concluya su período presidencial, el 20 de enero.

Sin embargo, Clinton pareció echar un balde de agua fría sobre las esperanzas de que continúe involucrado de manera formal en el proceso en Irlanda del Norte tras su salida del poder. "Me parece que el nuevo presidente, quienquiera que sea, deseará tener un nuevo equipo. Y yo quiero respaldar eso. Voy a respaldar cualquier decisión que el nuevo gobierno tome (...) y si puedo ser un recurso, lo seré", dijo Clinton.

En la que posiblemente será su última visita como Presidente, sin saber aún quién lo sucederá en la Casa Blanca, Clinton dijo que el éxito en Irlanda del Norte enviará un mensaje a todo el mundo. "Yo no creo que uno pueda posiblemente imaginarse el impacto del éxito que el proceso de paz irlandés tendrá en zonas conflictivas a través del mundo", dijo Clinton.

El Presidente norteamericano fue uno de los principales promotores, tras bambalinas, del Acuerdo de Paz del Viernes Santo, firmado en 1998 en Irlanda del Norte para poner fin a 30 años de lucha sectaria entre la mayoría protestante y la minoría católica en la provincia británica. Pero el gobierno autónomo compartido de Irlanda del Norte se ha empantanado en disputas sobre cómo reformar la predominantemente protestante fuerza policial y conseguir que los grupos clandestinos depongan sus armas.

Los elogios más profusos para Clinton los hizo el ministro británico para Asuntos de Irlanda del Norte, Peter Mandelson, al iniciar el presidente su visita de tres días a Dublín, Belfast y Londres.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores