Al Gore a punto de reconocer derrota electoral

El gobernador de Texas George W. Bush va camino de ser el 43 Presidente de Estados Unidos, mientras el vicepresidente Al Gore considera esta mañana la admisión de su derrota, tras el fallo de la Corte Suprema federal que anuló la posibilidad de un nuevo escrutinio en la Florida.

WASHINGTON.- El gobernador de Texas George W. Bush va camino de ser el 43 Presidente de Estados Unidos, mientras el vicepresidente Al Gore considera esta mañana la admisión de su derrota, tras el fallo de la Corte Suprema federal que anuló la posibilidad de un nuevo escrutinio en la Florida.

Bush y su compañero de fórmula Dick Cheney están "muy complacidos y agradecidos" por el fallo judicial, dijo anoche el ex secretario de Estado James Baker, asesor legal de Bush. Mientras que el republicano sigue en Texas, su compañero de lista Dick Cheney llegó esta mañana a la oficina privada que alquiló su equipo de transición en McLean, Virginia, y aunque saludó a los periodistas, no formuló comentarios.

Gore se reunió de inmediato con sus asesores, aunque otros líderes demócratas aconsejaron de inmediato al vicepresidente que abandone la lucha. "El vicepresidente debería admitir ahora su derrota", afirmó anoche en la televisión el presidente del Comité Nacional Demócrata, Ed Rendell. "Evidentemente, la lucha por la presidencia ha concluido". Por su parte, el senador demócrata Bob Torricelli reconoció que "George Bush va a ser el nuevo Presidente de Estados Unidos".

Sin embargo, esta mañana Rendell se mostró más optimista y dijo a la cadena de televisión ABC que Gore "tiene el derecho y diría la obligación, para todos aquellos que como nosotros le respaldamos, de averiguar si hay un resquicio de esperanza, por diminuto que sea". Advirtió que si el equipo legal del vicepresidente determina que sería inútil una nueva ronda de apelaciones, Gore debería dirigirse al país "y pronunciar las palabras necesarias para iniciar el proceso de aunarnos nuevamente".

El gerente de la campaña electoral de Gore, William Daley, dijo anoche que el vicepresidente y su compañero de fórmula Joseph Lieberman revisaron el fallo y que "comentarán la decisión de la corte cuando llegue el momento apropiado". Los asesores de Gore dijeron que seguramente anunciará sus planes tras una teleconferencia que mantendrá esta mañana y varios de sus ayudantes indicaron que probablemente reconocerá su derrota en una declaración pública que formulará hoy.

Independientemente de la decisión de Gore, todo indica que Bush ganó tras el fallo judicial. Su toma de posesión en enero dará a los republicanos su mayor control del gobierno desde el mandato del Presidente Dwight Eisenhower, en los años 50. Los republicanos mantienen el control de la Cámara de Representantes y están divididos en el Senado en proporción de 50-50, aunque la elección de Cheney como vicepresidente dará a su partido por lo menos el control nominal en la cámara alta.

En su fallo de anoche, la Corte Suprema falló 7-2 por anular la decisión emitida el fin de semana por la Corte Suprema de la Florida, que ordenó un recuento en todo el estado de miles de votos en disputa. La Corte Suprema federal consideró que dicho escrutinio no brindaría una protección por partes iguales a ambos candidatos, ya que las normas consideradas para establecer la intención de los votantes variaban de condado en condado, e incluso de mesa en mesa electoral. En una segunda opinión por 5-4, la mayoría opinó que no había un procedimiento constitucionalmente aceptable para efectuar un nuevo escrutinio antes de que expirara anoche el plazo para la selección de los delegados que votarán en el Colegio Electoral.

"Ya que es evidente que cualquier escrutinio que intente cumplir con el plazo del 12 de diciembre será anticonstitucional, anulamos el fallo de la Corte Suprema de la Florida de ordenar que continúe el recuento", afirmaron los jueces. El Colegio Electoral se reunirá el 18 de diciembre y el Congreso ratificará ese resultado el 6 de enero.

Por la mayoría votaron el presidente del tribunal William Rehnquist, la juez Sandra Day O'Connor y sus colegas Antonin Scalia, Anthony Kennedy y Clarence Thomas. En la minoría disidente figuraron John Paul Stevens, David Souter, Ruth Bader Ginsburg y Stephen G. Breyer.

Por su parte, Stevens escribió en su protesta que "aunque quizá nunca sabremos con plena certeza la identidad del ganador de la elección presidencial de este año, la identidad del perdedor es perfectamente diáfana. Es la confianza de la nación en el juez como guardián imparcial de la ley".
AP
Miércoles, 13 de Diciembre de 2000, 11:26
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion