Murió concejal del PP tras atentado de la ETA

Francisco Cano Consuegra, fontanero de profesión, fue muerto este jueves en un atentado de la banda terrorista vasca al estallar una bomba colocada en el asiento del vehículo de la víctima, a dos días del pacto para la paz que el partido del Presidente José María Aznar firmó con los socialistas del PSOE.

14 de Diciembre de 2000 | 18:22 | EFE
BARCELONA.- El concejal del Partido Popular (PP) Francisco Cano Consuegra, fontanero de profesión, fue muerto este jueves en un atentado de la ETA, al estallar una bomba colocada en el asiento del vehículo de la víctima, a dos días del pacto antiterrorista que el partido del Presidente José María Aznar firmó con los socialistas del PSOE.

El atentado "podría interpretarse como una respuesta al pacto, pero ETA mata cuando puede y si no lo ha hecho antes es porque no ha podido", dijo Aznar y reiteró: "seguiremos con todas nuestras fuerzas defendiendo la lucha contra el terrorismo hasta conseguir su erradicación definitiva".

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, atribuyó el atentado al comando etarra que asesino el 21 de noviembre en Barcelona al ex ministro socialista Ernest Lluch y al concejal popular José Luis Ruiz Casado, en Sant Adria de Besos (Barcelona), el 21 de septiembre.

Con Cano, ETA asesinó en lo que va del año, tras la ruptura de la tregua que había declarado unilateralmente, a 22 personas y a 12 concejales populares desde 1995, cuando emprendió la ofensiva contra ediles del partido de Aznar. La organización armada volvió a elegir para perpetrar su nuevo ataque una localidad del cinturón industrial de Barcelona como en su último atentado contra un concejal popular.

Según se pudo establecer, Cano -45 años, fontanero y electricista de profesión (tenia un taller de lamparería)-, viajó tres horas con la bomba colocada por los etarras debajo de su asiento de la furgoneta. El concejal de Viladecavalls, localidad de unos 5.000 habitantes cercana a Barcelona, comenzó su recorrido laboral por la mañana, cuando acudió realizar una reparación de fontanería a la localidad limítrofe de Tarrasa.

Según la reconstrucción de sus últimas horas, Cano se paró a desayunar, fue a la policía local de Terrasa donde conversó con los agentes -la furgoneta con la bomba estuvo estacionada unos minutos en el patio de la comisaría- y dos operarios de una empresa de hierro (uno de ellos policía local) compartieron con él un tramo del recorrido.

Cerca de las 11.00 (9.00 gmt), cuando el concejal pasaba por una zona abierta, la bomba estalló al llegar a una cuesta muy empinada debido al sistema, denominado "de péndulo", del explosivo. La furgoneta quedó reducida a un amasijo de hierros -los restos se diseminaron por un radio de 30 metros- y la detonación se escuchó en un kilómetro a la redonda.

Trasladado al hospital de Terrassa con traumatismo craneoencefálico, Cano se debatió entre la vida y la muerte durante tres horas y falleció en el quirófano. Según fuentes de la investigación policial, los etarras instalaron la noche del miércoles el artefacto -de reducidas dimensiones aunque de gran potencia- forzando la puerta posterior de la furgoneta.

Su esposa, según trascendió, le había pedido que abandonase la política por temor a que fuese víctima de un atentado, pero Cano pensaba que ETA no se iba a acordar de una localidad tan pequeña. Nacido en Jaen (Andalucía), estaba afiliado al PP de Cataluña desde 1997 y era concejal de Viladecavalls desde 1995. Con su esposa tenían dos hijas, de 14 y 19 años.

Como los demás ediles catalanes, Cano había recibido hace un mes un manual de autoprotección que le recomendaba mirar debajo del coche y cambiar de itinerarios. No tenía escolta ni la había solicitado.

Según fuentes de la lucha antiterrorista, ETA cuenta con un comando estable en Cataluña, cuya infraestructura está intacta, al igual que el de Guipuzcoa (Pais Vasco), y se ha convertido en el mas operativo de la organización, como demuestran las cuatro operaciones cometidas este año, que han causado tres muertos.

"ETA busca en ocasiones objetivos muy notorios y en otras, personas sencillas, y en este caso el gran logro de ETA ha sido asesinar a un fontanero, con lo que no ha producido más que una enorme tragedia en una familia", dijo Mayor Oreja.

Aznar defendió el pacto firmado hace dos días con el PSOE, en el que se pide al Partido Nacionalista Vasco (PNV, en el gobierno autónomo vasco) que rompa el Pacto de Lizarra (a favor de la autodeterminación vasca) firmado con Herri Batasuna (HB, brazo político de ETA) hace dos años.

El jefe del ejecutivo pidió además la incorporación al pacto de Convergencia i Unio (nacionalistas catalanes) de Jordi Pujol (presidente del gobierno autónomo catalán), quien mostró su rechazo al texto por el tratamiento del nacionalismo moderado vasco.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores