Españoles repudian asesinato de concejal del PP

En un solemne ritual adoptado desde el año pasado, cuando la ETA puso a una tregua unilateral, los españoles se han congregado frente a los ayuntamientos y otros edificios públicos para observar el silencio. En algunas ciudades, las plazas y mercados llenos de gente quedaron paralizados al mediodía.

15 de Diciembre de 2000 | 13:39 | AP
MADRID.- Millares de españoles guardaron este viernes cinco minutos de silencio en todo el país para rendir postrer tributo a un plomero y concejal asesinado en Cataluña, al parecer por la banda armada vasca ETA.

En un solemne ritual adoptado desde el año pasado, cuando la ETA puso a una tregua unilateral, los españoles se han congregado frente a los ayuntamientos y otros edificios públicos para observar el silencio. En algunas ciudades, las plazas y mercados llenos de gente quedaron paralizados al mediodía.

Ayer, una explosión mató a Francisco Cano, un plomero y electricista de 45 años que servía como concejal del pueblo de Viladecavalls, en Cataluña. Cano pertenecía al gubernamental Partido Popular, frecuente blanco de los ataques de la ETA en años recientes.

Desde el fin de la tregua, en diciembre pasado, cinco de los 22 individuos muertos en los ataques atribuidos a la ETA han sido afiliados de ese partido. Cano, que estaba casado y tenía dos hijas, sufrió heridas mortales al estallar una bomba colocada bajo el asiento de su camioneta en la vecina ciudad de Terrassa.

Una manifestación masiva estaba señalada para esta tarde en esa localidad catalana. El Presidente del gobierno José María Aznar viajó este viernes a Viladecavalls para asistir a las exequias del concejal. En una demostración de unidad contra la ETA, Aznar se presentó en la ceremonia fúnebre junto al dirigente de la oposición socialista, José Luis Rodríguez Zapatero.

Los dolientes congregados a la salida de la iglesia aplaudieron cuando el féretro de Cano era sacado del templo, cubierto con la bandera española. En su despedida de duelo, el arzobispo de Barcelona, Ricard María Carles, dijo que la ETA es un grupo terrorista que carecía de justificación ideológica para sus actos. "El terrorismo es la mayor negación de la justicia y la caridad", dijo. "Es una grave inmoralidad".

Frente al parlamento de Madrid, la presidenta del organismo, Luisa Fernanda Rudi, se sumó a otros funcionarios que permanecieron de pie en silencio entre los dos leones de bronce que flanquean la entrada principal del edificio.

Rudi concluyó el tributo con una vehemente condena de la ETA, que se ha atribuido unos 800 asesinatos en su campaña de violencia. "Al terminar el siglo XX y comenzar el XXI, es estremecedor que en una democracia como España haya gente que muera porque sus creencias son diferentes de las que mantiene esta pandilla de asesinos", dijo Rudi.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores