Irlanda: Grupos paramilitares unionistas pactan fin de hostilidades

El pacto de tres grupos paramilitares unionistas rivales para poner fin a sus hostilidades ha sido recibido con satisfacción en medios políticos y por la opinión pública norirlandesa por considerar que contribuirá al proceso de paz. La cuarta organización paramilitar protestante en Irlanda del Norte, Fuerza Voluntaria Unionista (LVF), rechazó adherirse al pacto.

16 de Diciembre de 2000 | 11:22 | EFE
BELFAST.- El pacto de tres grupos paramilitares unionistas rivales para poner fin a sus hostilidades ha sido recibido con satisfacción en medios políticos y por la opinión pública norirlandesa por considerar que contribuirá al proceso de paz.

Los grupos armados Asociación de Defensa del Ulster (UDA), Fuerza Voluntaria del Ulster (UVF) y el Comando de la Mano Roja (RHC), anunciaron ayer viernes en una declaración conjunta el cese de sus enfrentamientos, que desde agosto pasado se han cobrado la vida de siete personas y han obligado a unas 200 familias a abandonar sus hogares.

Sin embargo, la cuarta organización paramilitar protestante en Irlanda del Norte, Fuerza Voluntaria Unionista (LVF), ha rechazado adherirse al pacto, en el que los signatarios se comprometieron a resolver sus disputas en el futuro de forma pacífica.

"Reconocemos plenamente el dolor y sufrimiento que ha sido infligido a nuestra comunidad y resolvemos que bajo ninguna circunstancia deben repetirse esos sucesos", señaló la declaración.

"Para facilitar la transformación de este conflicto y establecer una paz completa, honorable y duradera, cada organización se compromete de forma abierta al cese de las hostilidades", agregó el texto.

Este acuerdo ha sido el resultado de "intensas negociaciones" entre los tres grupos y los respectivos partidos políticos que los apoyan.

La declaración se produjo dos días después de la visita a Belfast del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, quien alentó a los líderes políticos y las comunidades católica y protestante a avanzar en el proceso de paz de Irlanda del Norte.

En el que fue su último viaje a Irlanda del Norte antes de dejar la Casa Blanca, Clinton recibió una calurosa acogida de las comunidades católica y protestante, que le agradecieron sus esfuerzos y mediación para hacer avanzar el proceso de paz.

El propio Clinton manifestó desde Washington esta madrugada que estaba "encantado" con la declaración de los tres grupos paramilitares y felicitó a los líderes políticos que han impulsado este acuerdo.

En Londres, el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Mandelson, expresó también su reconocimiento y su "profundo agradecimiento a todos los que han trabajado para conseguir esto".

"Mucha gente sincera ha trabajado duramente para poner fin a esta disputa y crear las circunstancias para que nunca vuelva a ocurrir", declaró David Ervine, miembro de la Asamblea de Irlanda del Norte y líder del Partido Progresista Unionista, vinculado a la UVF.

"Ha sido difícil construir la confianza", añadió Ervine al resaltar que "esa es la razón por la que el diálogo ha tardado tanto en dar sus frutos".

John White, presidente del Partido Democrático del Ulster y vinculado a la UDA, resaltó: "Creo que la gran mayoría de la gente en Irlanda del Norte se sentirá aliviada con esta declaración".

La disputa estalló el pasado verano con el asesinato de tres hombres durante un festival en el barrio protestante de Belfast de Shankill Road y en cuya organización estuvo implicada la UDA.

A raíz de los enfrentamientos, el cabecilla paramilitar unionista de Shankill Road, Johnny Adair, "Mad Dog" ("Perro loco"), volvió a ser encarcelado.

Adair había salido de la cárcel hacía poco tiempo al beneficiarse de una reducción de la pena de catorce años de cárcel gracias al acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores