Laura y Hillary: calurosa bienvenida en la Casa Blanca en una mañana fría

Hillary Rodham Clinton permaneció en el vestíbulo de la Casa Blanca en espera de la llegada de Laura Bush, quien llegó siete minutos después de lo programado. La señora Clinton avanzó resuelta, sin abrigo a pesar del frío, para recibirla.

18 de Diciembre de 2000 | 22:44 | AP
WASHINGTON.- Hillary Rodham Clinton permaneció en el vestíbulo de la Casa Blanca en espera de la llegada de Laura Bush, quien llegó siete minutos después de lo programado. La señora Clinton avanzó resuelta, sin abrigo a pesar del frío, para recibirla.

La primera dama, sonriendo, no dio importancia a las preguntas sobre si planeaba comprar en Washington una casa con costo multimillonario. "¿Me van a ayudar (a pagarla)?", bromeó mientras el automóvil de la señora Bush se detenía frente a ella.

Entonces la señora Clinton miró con preocupación creciente como un auxiliar no podía abrir la puerta del auto, al parecer atorada por la fría temperatura.

"Tenemos una puerta congelada aquí", dijo la señora Clinton a un agente del Servicio Secreto, quien corrió al lugar y prestó ayuda para el proceso de abrir la puerta a la señora Bush, quien salió del auto también sin abrigo.

Su primer saludo de mano se convirtió en un paseo tomadas de la mano y conversando hasta que desaparecieron dentro de la Casa Blanca para tomar el té, no sin antes contestar la señora Bush algunas preguntas de la prensa, mientras la primera dama trataba de sacudirse a los reporteros diciendo "vamos a entrar y realizar una visita".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores