Tregua navideña en Filipinas para el Presidente Estrada

El juicio de sustitución iniciado contra el Mandatario filipino -Joseph Estrada- ante el senado, se reanudará tras las fiestas de fin de año.

23 de Diciembre de 2000 | 09:20 | AFP
MANILA.- El juicio de destitución por corrupción iniciado contra el Presidente filipino Joseph Estrada ante el Senado, se encuentra entre paréntesis debido a las fiestas de fin de año, pero su reanudación tras las mismas se anuncia sombría para el único acusado.

El círculo se ha ido cerrando aún más esta semana en torno al "amigo Erap", como se lo apoda desde que fue electo triunfalmente por los filipinos, en 1998.

Las sorpresivas revelaciones del viernes de una funcionaria bancaria tuvieron un efecto explosivo para los 22 senadores encargados de juzgar al presidente.

La vicepresidenta del banco Equitable PCI, Clarissa Ocampo, afirmó bajo juramento que vio varias veces al presidente Estrada firmar documentos relacionados con la gestión de una cuenta acreedora de 500 millones de pesos (10 millones de dólares) mantenida bajo el nombre de José Velarde.

Los fiscales filipinos sospechaban desde hacía tiempo que esa cuenta había sido abierta por Estrada para ocultar el dinero recibido por sobornos y cohecho. Pero hasta el presente carecían de pruebas de que José Velarde y Joseph Estrada eran una única e idéntica persona.

"No podía creer que lo veía firmar con otro nombre que no era el suyo", relató Ocampo. Este testimonio constituye un serio revés para la defensa presidencial, que desde hace meses se empeña en negar los hechos que se le imputan.

Estrada está acusado de haber recibido millones de dólares en concepto de cohecho por parte de los organizadores de juegos clandestinos y de haber empleado el dinero del Estado para, entre otros usos personales, mantener a sus amantes.

La fiscalía acusa también a Estrada de haber utilizado esa cuenta para comprar una espléndida mansión a una de ellas por un monto de 88 millones de pesos (1,76 millones de dólares).

Oficialmente, el salario del presidente Estrada se eleva a 13.000 dólares anuales. Ocampo indicó asismismo que fue al palacio presidencial en compañía del jefe del servicio jurídico del banco para obtener la firma del presidente con el objeto de realizar una inversión financiera. En esa oportunidad, éste firmó como José Velarde.

Estrada se negó a comentar las declaraciones de la funcionaria del banco. "Dejémosles terminar. Cualesquiera sean las acusaciones, las aceptaremos", declaró en un mensaje navideño difundido por la radio, al mismo tiempo que deseaba que el juicio concluyera lo antes posible.

El proceso que se le sigue al presidente se reanudará el 2 de enero y Clarissa Ocampo seguirá con sus revelaciones.

La sentencia será pronunciada fines de enero o comienzos de febrero. Si el presidente Estrada es juzgado culpable, deberá renunciar.

Así lo ha decretado una moción votada por la Cámara de Representantes filipina en noviembre del año que termina.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores