Cinco bombas dejan 11 muertos y 97 heridos en Filipinas

Las cuatro primeras explosiones se sucedieron entre las 12.10 y las 12.40 hora local (04.10 y 04.40 GMT) en el interior de un vagón del metropolitano repleto de pasajeros, frente a la Embajada de los Estados Unidos, en una estación de autobuses y en una terminal de carga y descarga del aeropuerto de Manila.

30 de Diciembre de 2000 | 08:34 | EFE
MANILA.- El estallido de cinco bombas en distintos lugares públicos de Manila aterrorizó hoy a los ciudadanos y produjo la muerte de once personas y heridas a otras 97, sin que de momento ningún grupo se haya atribuido la autoría de los atentados, que pudieron ser obra de Abu Sayyaf.

Las cuatro primeras explosiones se sucedieron entre las 12.10 y las 12.40 hora local (04.10 y 04.40 GMT) en el interior de un vagón del metropolitano repleto de pasajeros, frente a la Embajada de los Estados Unidos, en una estación de autobuses y en una terminal de carga y descarga del aeropuerto de Manila.

En la estación de metro de Blumentritt murieron once personas y 61 resultaron heridas; en el parque Fergurson, frente a la Embajada estadounidense, hubo nueve heridos; otra persona murió y 17 resultaron heridas en la estación de autobuses y en el aeropuerto seis empleados sufrieron diversas lesiones. Unas dos horas después otro explosivo estalló en una gasolinera ubicada frente a un hotel del barrio financiero de Manila, en un área comercial que hoy estaba repleta de gente por ser festivo. Un policía murió y otro resultó herido. Se cree que todas las víctimas son de nacionalidad filipina.

Partes del cuerpo humano cubiertas con papel de periódico, heridos con miembros amputados y fallecidos tendidos en el suelo fueron algunas de las dantescas escenas que dominaron estos lugares tras las explosiones, y que se unieron al caos y al temor a otros atentados.

El Alcalde de Manila, Lito Atienza, que acudió a la estación de Blumentritt, donde se produjo la mayor masacre, aseguró que fue "un trabajo realizado por animales, por personas sin alma". Pocas horas después, el presidente del país, Joseph Estrada, tras una reunión urgente con su gabinete y miembros de las Fuerzas de Seguridad, se dirigió a la nación para lanzar un mensaje de calma y dar el pésame a los familiares de las víctimas y aliento a los heridos.

Estrada calificó los atentados de "actos diabólicos que sólo pueden provenir de aquellas personas que no se preocupan del prójimo" y añadió que "se han adoptado medidas preventivas para garantizar la seguridad de la población y evitar daños a las propiedades".

La policía, que detuvo a un sospechoso en el barrio financiero de Makati, donde estalló la última de las cinco bombas, desalojó todos los centros comerciales de la zona y, tras revisar algunos paquetes sospechosos, anunció que la situación estaba controlada y que no había peligro de nuevas explosiones.

El portavoz del presidente, Ernesto Maceda, aclaró que la policía interrogó, además, a otra persona en relación con los sucesos. No obstante, las autoridades recomendaron a la población que se abstuviera de salir de sus casas, en una jornada festiva que los manileños iban a dedicar a realizar sus últimas compras antes de la celebración del Año Nuevo.

Aunque ningún grupo ha reivindicado la autoría de los atentados, la policía sospecha que el grupo separatista musulmán Abu Sayyaf podría estar detrás de la colocación de las bombas, en represalia por la detención esta semana de dos de sus líderes, quienes estuvieron involucrados en los secuestros de la isla de Joló.

Abu Sayyaf amenazó tras estas detenciones con llevar a cabo acciones terroristas en el país si la policía no liberaba a sus líderes. Sin embargo, otros grupos opositores al Gobierno acusaron a la Administración de Estrada de haber provocado los atentados para justificar la instauración de la Ley Marcial.

El presidente filipino, quien está siendo juzgado por corrupción ante el Senado y afronta una dura campaña de desprestigio, desmintió inmediatamente estas acusaciones y dijo que el Gobierno no tiene previsto imponer la Ley Marcial ni el estado de emergencia.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores