Ex Presidente guatemalteco llamado a declarar por crimen de obispo

Alvaro Arzú fue involucrado en el asesinato del sacerdote Juan Gerardi cometido en 1998, por un nuevo testigo de la Fiscalía, tras lo cual sería llamado a declarar.

22 de Enero de 2001 | 22:54 | AFP
GUTEMALA.- El ex Presidente guatemalteco Alvaro Arzú sería llamado a declarar en el juicio por el asesinado del obispo Juan Gerardi cometido en 1998, tras ser involucrado en el proceso por un nuevo testigo de la Fiscalía, informó este lunes el fiscal del caso, Leopoldo Zeissig.

"El testigo (Hugo Izquierdo) lo que mencionó básicamente es que una persona que trabaja con la familia Arzú llegó a visitar a la prisión al capitán (del ejército) Byron Lima Oliva -detenido en mayo de 2000-, uno de los cinco acusados por el crimen, en varias ocasiones", comentó el fiscal a la prensa.

De acuerdo con Zeissig, Izquierdo también involucró al coronel Rudy pozuelos, ex jefe del temible Estado Mayor Presidencial (EMP), ente militar que brinda seguridad al mandatario guatemalteco, y al mayor Juan Francisco Escobar, quien era jefe de servicio del EPM cuando se cometió el crimen.

"Obviamente no se descarta que puedan ser llamados a declarar (Arzú y los dos militares), pero esto tendrá que ser en la fase de juicio oral", cuya fecha de inicio se definirá en las próximas semanas, aseveró el fiscal.

Izquierdo cumple una sentencia de cinco años de prisión por estafa y fue llamado a declarar porque fue compañero de celda de Lima Oliva el año pasado durante 40 días.

La declaración del nuevo testigo, que fue rendida por más de cuatro horas ante el Tribunal Tercero de Sentencia Penal, fue calificada por Zeissig como "una declaración muy... muy fuerte, porque hace una serie de señalamientos que involucran" a los cinco acusados del crimen.

Además de Lima Oliva, están acusados el padre de éste, coronel retirado Disrael Lima Estrada, ex jefe de Inteligencia Militar; el ex especialista militar Obdulio Villanueva; el sacerdote Mario Orantes, colaborador de Gerardi, y la cocinera de la casa cural, Margarita López.

Los tres militares están acusados de ejecución extrajudicial, Orantes de asesinato y López de encubrimiento.

Zeissig añadió que Izquierdo mencionó "algunas cuestiones relacionadas con la escena del crimen y otras como que el sacerdote Orantes tenía una amistad con el capitán Lima desde antes que se cometiera el crimen".

Por su parte, Lima Oliva, que escuchó la declaración de Izquierdo en el tribunal, restó importancia a la versión al considerar que es un "montaje" de la Oficina de Derechos Humanos de Arzobispado (ODHA) -acusadora en el proceso- y la Fiscalía para culpar a los procesados.

"Se ven las malas intenciones de la ODHA y la Fiscalía. El tipo (Izquierdo) y sus asesores, especialmente la ODHA y la Fiscalía, son payasos... esa es la palabra", manifestó Lima Oliva.

"El estafador (Izquierdo) señaló que yo tenía comunicación con el (ex) Presidente Arzú y me mandaba una persona administrativa que me apoyaba económicamente", mencionó Lima Oliva, al desmentir esa versión.

Gerardi, un conocido defensor de los derechos humanos, fue asesinado a golpes dos días después que presentó un informe que reseñaba las peores violaciones a los derechos humanos cometidas durante la guerra interna de 36 años en Guatemala, que finalizó al firmarse la paz en 1996.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores