Ultraortodoxos israelíes apoyan a Sharon

El candidato derechista a primer ministro, Ariel Sharon, virtual ganador de las elecciones del próximo día 6, recibió hoy el espaldarazo de los principales partidos ultraortodoxos judíos, en medio de las críticas de los sectores laicos israelíes.

04 de Febrero de 2001 | 09:15 | EFE
JERUSALÉN.- El candidato derechista a primer ministro, Ariel Sharon, virtual ganador de las elecciones del próximo día 6, recibió hoy el espaldarazo de los principales partidos ultraortodoxos judíos, en medio de las críticas de los sectores laicos israelíes.

Mientras, el candidato laborista, Ehud Barak, no consigue recuperar el favor de los árabes israelíes, indignados por la sangrienta represión de sus manifestaciones en octubre pasado, en las que murieron trece miembros de esa comunidad por disparos de la policía.

Los periódicos ultraortodoxos publicaban hoy, a sólo dos días de los comicios, anuncios llamando a votar por el "halcón" del Likud, después de que anoche el Consejo de Sabios de la Torá del partido ultraortodoxo ashkenazí Judaísmo de la Biblia hiciera un llamamiento en este sentido.

Los rabinos ashkenazíes (judíos procedentes del Centro y Este de Europa) no mencionaron por su nombre a Sharon, pero llamaron a los fieles ultraortodoxos a votar por el candidato que, "según se espera, no ayudará a destruir los valores religiosos".

Los rabinos también advirtieron de que todos los ultraortodoxos deben acudir a las urnas.

Sharon, que hasta ahora encabeza todos los sondeos electorales con una ventaja de hasta 22 puntos sobre el candidato laborista y primer ministro dimisionario, Ehud Barak, también ha recibido la promesa de apoyo en las urnas del Shas, el influyente partido de los ultraortodoxos sefardíes (judíos procedentes de los países árabes).

El mentor espiritual del Shas, el rabino Ovadia Yosef, llamó anoche a la movilización general de sus afiliados en favor de Sharon, y dijo que si Barak fuera reelegido se vengaría del Shas con el fin de destruir su red educativa religiosa.

Los medios israelíes informaron de que Sharon ha prometido a los ultraortodoxos, a cambio de su apoyo electoral, que cuando sea primer ministro obrará para extender varios meses la exención de que gozan los estudiantes de las "yeshivas" (escuelas rabínicas) para no hacer el servicio militar.

Este privilegio de los judíos ultraortodoxos es uno de los asuntos que más contribuyen a profundizar la brecha existente entre éstos y los sectores laicos israelíes.

El primer ministro y candidato laborista, Barak, reaccionó inmediatamente a esta supuesta promesa de Sharon afirmando que "se ha rendido ante los ultraortodoxos".

"No dejaremos que vuelvan los tiempos de la corrupción y del chantaje religioso", agregó Barak, quien a lo largo de su mandato y hasta el abandono de su coalición de gobierno por el Shas, en julio pasado, estuvo sometido a un permanente chantaje político de este partido.

El Shas ofreció a Barak en varias ocasiones su apoyo a la política de paz con los palestinos, pero se lo retiró en los momentos clave al no ser satisfechas sus peticiones de financiación para su red de escuelas educativas.

Desde la izquierda pacifista, el líder del partido Meretz, Yosi Sarid, que también es miembro del gabinete de la paz de Barak, denunció el apoyo de los ultraortodoxos a Sharon, pues dijo que respaldan al candidato que llevará a Israel a nuevas guerras "a las que no irán sus hijos (los religiosos) sino los nuestros".

Frente al creciente apoyo que obtiene Sharon de distintos sectores, Barak no consigue recuperar el favor de la comunidad árabe-israelí, que constituye un 18 por ciento de la población de Israel.

Tradicionales votantes laboristas, los árabes de Israel no perdonan a Barak la sangrienta represión lanzada por la policía el pasado octubre en el norte, cuando esta comunidad se sumó a la Intifada de sus hermanos palestinos de los territorios de Gaza y Cisjordania y 13 manifestantes fueron muertos por disparos reales.

Barak hizo campaña ayer por la tarde en la Galilea israelí, donde la población árabe es mayoría, pero en Nazaret (la principal ciudad árabe de Israel) centenares de personas se manifestaron para llamar al boicot de las elecciones.

"No a los asesinos de nuestro pueblo" o "Ni Sharon ni Barak" fueron los lemas de la protesta.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores