EE.UU. pide segunda reunión con tripulantes de avión espía

El gobierno chino, por su parte, sigue exigiendo una disculpa formal del gobierno norteamericano por el accidente aéreo del fin de semana. "Estados Unidos debería pedir disculpas a los chinos por este incidente y asumir todas las responsabilidades por la consecuencia", dijo Jiang Zemin, Presidente chino.

04 de Abril de 2001 | 08:04 | Reuters
HAIKOU, China.- Estados Unidos presionó el miércoles a China para que le permitiera una segunda reunión con los 24 tripulantes de un avión espía detenido en territorio chino, mientras comenzaban a surgir las primeras señales de protestas antiestadounidenses en las calles de Beijing.

Con la crisis en su cuarto día, el Presidente Jiang Zemin reiteró su demanda de una disculpa estadounidense por la colisión en pleno vuelo ocurrida el domingo, que provocó la desaparición de un caza F-8 chino.

La prensa estatal se hizo eco la posición de línea dura de Jiang, pero surtió poco efecto en Washington.

"Estados Unidos debería pedir disculpas a los chinos por este incidente y asumir todas las responsabilidades por la consecuencia", dijo Jiang en declaraciones citadas por la agencia noticiosa oficial Xinhua, antes de partir en una visita estatal a Sudamérica.

El Presidente George W. Bush, quien enfrenta la peor crisis de política exterior en su corta presidencia, demandó la liberación inmediata de los 24 miembros de la tripulación y la devolución de la aeronave, que Washington describe como territorio soberano estadounidense.

El secretario de Estado de Bush, Colin Powell, dijo que Washington no tiene intenciones de disculparse, al rechazar las acusaciones chinas de que la colisión fue culpa del avión estadounidense.

Funcionarios de Estados Unidos acusan a China de haber examinado el avión, pese a advertencias de que se mantuviera a distancia. China dice que tiene todo el derecho de examinar la nave ya que entró en su espacio aéreo sin permiso.

La prensa estatal intensificó la retórica antiestadounidense y publicó fotos del avión de vigilancia norteamericano estacionado en la pista de una base militar en Hainan, la isla tropical china donde hizo un aterrizaje de emergencia el domingo.

Frustración en Estados Unidos

En un nuevo giro que seguramente aumentará las tensiones entre ambos países, diplomáticos norteamericanos dijeron que Beijing arrestó formalmente a un académico estadounidense de origen chino cuya detención en febrero provocó declaraciones de preocupación de Bush.

La partida de Jiang a Sudamérica, pese al furor causado por el incidente, es indicio de que el gobierno chino desea proyectar la imagen de que todo marcha con normalidad, pero cada lado mantuvo firmemente su posición.
"He oído hablar de ciertas sugerencias de una disculpa. Pero nosotros no tenemos por qué disculparnos. Tuvimos una emergencia", dijo Powell a los periodistas a bordo de un avión rumbo a Washington.

China permitió que diplomáticos estadounidenses sostuvieran su primer contacto con la tripulación de la aeronave el martes.

Funcionarios estadounidenses dijeron que el embajador de Washington en Beijing, Joseph Prueher, estaba presionando para que se le permitiera una segunda reunión.

Sin embargo, en una entrevista en vivo con un programa de televisión estadounidense, Prueher expresó frustración por no haber podido sostener un diálogo abierto con las autoridades chinas.

Mientras tanto, en Beijing, testigos vieron a la policía militar devolver a tres manifestantes que portaban la bandera china cerca de la residencia del embajador norteamericano, en la primera señal de protesta antiestadounidense en las calles de la capital desde que comenzó la crisis.

Dos hombres y una mujer, a quienes los testigos describieron como estudiantes, fueron detenidos por al menos siete policías militares chinos en la carretera cerca de la residencia y luego se marcharon pacíficamente.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores