Cuestionan datos sobre avión de misioneros abatido en Perú

Familiares de misioneros norteamericanos cuyo avión fue derribado sobre el río Amazonas, dijeron que el piloto del aparato recibió permiso para aterrizar momentos antes de ser atacado sin advertencia previa por una aeronave de la Fuerza Aérea del Perú.

23 de Abril de 2001 | 08:01 | AP
LIMA.- Familiares de misioneros norteamericanos cuyo avión fue derribado sobre el río Amazonas, dijeron que el piloto del aparato recibió permiso para aterrizar momentos antes de ser atacado sin advertencia previa por una aeronave de la Fuerza Aérea del Perú.

Pero los militares peruanos han brindado una información diferente: han dicho que el piloto del avión sobrevolaba una zona remota de la selva en que incursionan narcotraficantes, sin anunciar su presencia, y sin identificarse.

La misionera Veronica "Roni" Bowers, de 35 años, y su bebita de siete meses de edad, Charity, murieron el viernes cuando se disparó al aparato en que viajaban desde un avión militar peruano. Aparentemente, una sola bala atravesó el cuerpo de la mujer e ingresó en el cráneo de la niña, quien se hallaba sentada en la falda de la madre, dijo su cuñado, Phil Bowers.

Pero, mientras investigadores tratan de determinar lo que ocurrió, varios hechos se hallan en disputa. Eso incluye el papel desempeñado por Estados Unidos, la existencia de un plan de vuelo, y la forma en que jets peruanos llevaron a cabo su tarea de intercepción.

Un funcionario de inteligencia norteamericano dijo el domingo que la tripulación del avión de vigilancia en el área, empleados contratados por la Agencia Central de Inteligencia, CIA, había notificado a los militares peruanos que la aeronave podía estar transportando drogas, pero posteriormente "expresó objeciones" ante el derribamiento del aparato.

Según Richmond Donaldson, padre del piloto Kevin Donaldson, el monomotor había contactado la torre de control de la ciudad de Iquitos, y recibió permiso para aterrizar unos 10 minutos antes de ser derribado.

"Era un avión que estaba siguiendo una ruta regular", dijo el padre del piloto. "Los narcotraficantes no siguen rutas regulares".

Luego de ser alcanzado por los disparos, el Cessna 185 aterrizó de emergencia en el río Amazonas, cerca de la población de Huanta, a 1.000 kilómetros al noreste de Lima.

Personas del lugar rescataron al esposo y al hijo de la mujer muerta en el tiroteo, así como al piloto, Donaldson, de 42 años de edad, quien sufrió heridas.

El marido de la víctima, Jim Bowers, de 37 años, oriundo de Michigan, fue interrogado por las autoridades peruanas antes de viajar a Carolina del Norte para visitar el domingo a familiares acompañado de su hijo, Cory, de seis años de edad.

El director de aviación del grupo de misioneros, Hank Scheltema, dijo que el piloto del monomotor, y el del caza peruano, se estaban comunicando por diferentes frecuencias de radio. Indicó que la torre de control de Iquitos registró el desesperado llamado del piloto del monomotor a los controladores de vuelo.

"Ellos registraron su voz cuando gritaba: `¡Van a matarnos! ¡Ellos van a matarnos!" dijo Scheltema.

El jefe del aeropuerto de Iquitos, Mario Justo, confirmó que el piloto del avión tenía un plan de vuelo y que estaba en contacto radial con la torre de control del terminal aéreo.

Posteriormente, Justo "aclaró" sus palabras, diciendo que el plan de vuelo fue establecido sólo a las 10:48 de la mañana, cuando Donaldson informó de su posición, unos 45 minutos después que la fuerza aérea peruana dijo haber detectado al aparato. Justo dijo que Donaldson había indicado que partió de Islandia, una población ribereña peruana, cerca de la frontera con Brasil.

Pero Richmond Donaldson disputó esa aseveración diciendo que vió el sábado una copia del plan de vuelo que su hijo había presentado ante el aeropuerto de Iquitos.

La fuerza aérea peruana dijo el sábado que el avión de los misioneros ingresó al espacio aéreo peruano sin anunciarse, procedente de territorio brasileño, y que se hicieron disparos cuando el piloto no respondió a mensajes radiales.

"No hubo comunicación alguna", replicó Phil Bowers, hermano mayor de Jim. Indicó que los aviones de la fuerza aérea hicieron algunas maniobras, y luego dispararon contra el monomotor.

"¿Por qué no llamaron para revisar la licencia?" dijo. "En mi opinion se trata de un grupo de pilotos de gatillo alegre. Eso, o que alguien de importancia ordenó a los pilotos que dispararan".

Por su parte, las autoridades norteamericanas han dicho que la tarea del avión de vigilancia que viajaba con tripulación de la CIA, era de simple asesoramiento. Por otra parte, señalaron, se plantearon fuertes objeciones al propósito de disparar al monomotor.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores