Fidel Castro sufre mareo durante discurso

El mandatario llevaba hablando unas dos horas cuando reclinó la cabeza contra los dos micrófonos.

23 de Junio de 2001 | 13:10 | AP
LA HABANA.- El PresidenteFidel Castro reclinó su cabeza sobre los micrófonos mientras hablaba el sábado ante una manifestación multitudinaria y fue retirado rápidamente del podio.

La escena fue transmitida en directo por televisión nacional.

"Calma y valor, levantemos nuestra bandera", dijo el canciller Felipe Pérez Roque tomando la palabra en el podio.

Pérez Roque dijo que Castro, de 74 años, había tenido una intensa actividad durante los últimos días y que en la ciudad hacía un intenso calor.

"El compañero Fidel ha tenido obviamente en medio del calor y del sobrehumano esfuerzo hecho por él... un momentáneo descenso", dijo Pérez Roque.

"Con calma y orden todos los compañeros nos vamos retirando", dijo Pérez Roque desde tribuna acompañado de inmediato por todos los altos funcionarios que presenciaban la manifestación, incluyendo los llamados comandantes de la revolución, Ramiro Valdés, Juan Almeida y Guillermo García Frías, compañeros de Castro desde la lucha revolucionaria en la década de 1950.

Castro regresó al podio después de varios minutos, y dijo que se sentía bien. Ahora "duermo unas horas, anoche no dormí nada buscando papeles. Esto no se queda así... Nos vemos a la noche. Hasta luego y muchas gracias", declaró antes de cerrar el acto con la tradicional consigna revolucionaria cubana "¡Patria o muerte, venceremos!".

El mandatario llevaba hablando unas dos horas cuando reclinó la cabeza contra los dos micrófonos.

Las personalidades del gobierno y el Partido Comunista de Cuba que presenciaban el discurso desde la primera fila corrieron hacia el podio, del mismo modo que lo hicieron los agentes de la seguridad personal del gobernante.

Castro fue retirado del podio, sin ser cargado y en medio de un vasto dispositivo de seguridad, y regresó de cinco a siete minutos después para decir que se sentía bien.

"Estoy entero", declaró antes de marcharse del lugar.

El gobierno convocó anoche a una manifestación de 60.000 personas en la barriada de El Cotorro, a las afueras de La Habana, para demandar la liberación de cinco agentes cubanos, condenados en Miami por espionaje.

El dirigente cubano dijo también que esta tarde terminaría su discurso. Tradicionalmente, las manifestaciones sabatinas, realizadas cada vez en algún lugar distinto de la isla, se retransmiten a las 6 de la tarde por la televisora oficial. Ese espacio se dedicaría ahora a la culminación del discurso del dirigente.

Castro, quien vestía su tradicional uniforme verde oliva, regresó al podio caminando sereno y portando también su gorra, que no vestía cuando sufrió "el descenso", como fue descrito por Pérez Roque.

Rápido y pidiendo calma, fue el canciller quien saltó literalmente a la tribuna para calmar a la muchedumbre que, sorprendida, estiraba sus cuellos para ver al dirigente cubano.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores