Macedonia reinicia ataques a bastión rebelde cerca de capital

Los bombardeos con artillería pesada y con tanques sobre la localidad de Aracinovo se escuchaban claramente en la capital Skopje, a 10 kilómetros de distancia.

24 de Junio de 2001 | 08:30 | Reuters
ILINDEN.- Las fuerzas armadas de Macedonia reiniciaron el domingo ataques a una aldea en manos de guerrilleros de etnia albanesa, a pesar de esfuerzos desesperados de la comunidad internacional para restaurar la paz.

Los bombardeos con artillería pesada y con tanques sobre la localidad de Aracinovo se escuchaban claramente en la capital Skopje, a 10 kilómetros de distancia.

Reporteros de Reuters apostados en la cercana carretera que conecta a Belgrado con Atenas, observaron tanques maniobrando para tomar sus posiciones antes de disparar sus cañones contra el centro de la aldea, desde donde se levantaban grandes columnas de humo negro.

El reinicio de la operación militar contra el bastión rebelde se da a pesar de una advertencia de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que calificó el viernes estos asaltos como ``una locura''.

Los rebeldes, a sólo 10 kilómetros de Skopje, han amenazado con atacar la capital de Macedonia y su aeropuerto.

Las conversaciones en Skopje para conseguir un acuerdo de paz que convenza a los rebeldes de la necesidad de abandonar las armas están en un punto muerto, a pesar de la oferta de la OTAN de enviar tropas a Macedonia para ayudar a recoger las armas en el momento en que los políticos lleguen a un acuerdo para poner fin al enfrentamiento en la república.

El enviado de la Unión Europea, el español Javier Solana, viajó a Macedonia por segunda vez en tres días para tratar de detener la violencia, que interrumpió una tregua de 11 días.

La comunidad internacional le ha dicho a los políticos de ambas partes que el papel de la OTAN, único punto coincidente de ambos, depende del rápido progreso para finalizar los términos del desarme y la redacción de cláusulas constitucionales clave.

El principal obstáculo es la Constitución del pequeño Estado, que data desde hace 10 años, y que los albaneses de Macedonia dicen es discriminatoria y los ha convertido en ciudadanos de segunda clase.

Los partidos albaneses de una coalición fracturada, formada en un intento de impedir la guerra, también quieren que se cree una nueva posición de vice presidente y que quede reservada para un albanés, al igual que un veto efectivo con respecto a decisiones sensibles de gobierno.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores