Detienen a oficiales que rescataron a rehenes desde la embajada japonesa en Perú

El secuestro se produjo el 22 de abril de 1997, cuatro meses después del masivo secuestro por parte de un comando de 14 integrantes del MRTA, encabezados por su jefe máximo, Néstor Cerpa. Los efectivos son acusados de dar un tiro de gracia a los ’’emerretistas’’ heridos y de ultimar a los que se rindieron.

12 de Mayo de 2002 | 17:19 | DPA
LIMA.- El general José William Zapata y nueve comandantes del Ejército peruano que dirigieron el rescate de los rehenes del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) en 1997 tienen orden de detención preventiva debido a las denuncias de ejecuciones extrajudiciales contra varios de los secuestradores, informó hoy un diario local.

El fiscal Richard Saavedra presentó el viernes pasado el pedido de detención para los diez oficiales por el presunto homicidio calificado, pues las investigaciones han determinado hasta el momento que fueron los responsables de dar un tiro de gracia a los ’’emerretistas’’ heridos y de ultimar a los que se rindieron.

La retoma de la residencia del embajador japonés en Lima se realizó el 22 de abril de 1997, cuatro meses después del masivo secuestro por parte de un comando de 14 integrantes del MRTA, encabezados por su jefe máximo, Néstor Cerpa.

Todos los ’’emerretistas’’ fueron muertos en el operativo militar que estuvo compuesto por unos 140 efectivos de la Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea.

Sin embargo, el secretario de la embajada japonesa, Hidetaka Ogura, reveló hace más de un año que él y otros rehenes rescatados vieron a varios subversivos rendidos.

Los oficiales denunciados están en actividad y son los únicos del grueso de comandos que participaron en el rescate de 71 rehenes con orden de detención, según la solicitud de Saavedra obtenida por el diario ’’La República’’.

No obstante, el fiscal precisó que el ex presidente peruano Alberto Fujimori, su ex asesor Vladimiro Montesinos, el ex comandante del Ejército Nicolás Hermoza y el coronel Roberto Huamán estuvieron a la cabeza del operativo y serían los responsables políticos de las ejecuciones.

Uno de los cabecillas del secuestro, Eduardo Cruz alias "Tito", se escabulló de los militares entre los rehenes que salían rápidamente de la casa, pero fue descubierto y regresado a la residencia con sus compañeros. El también apareció muerto de un balazo en la cabeza junto con el resto de los "emerretistas".

Las pruebas realizadas a los cadáveres por el Estudio Peruano de Antropología Forense confirmaron que al menos siete subversivos fueron asesinados luego de rendirse, con tiros de gracia en la cabeza o a muy corta distancia.

El ex mandatario declaró en su momento que todos los "emerretistas" murieron en la explosión que dio inicio al rescate o en el enfrentamiento con los comandos. Dos militares y un rehén también fallecieron en el operativo llamado "Chavín de Huántar".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores