Cuba rompe relaciones con Panamá por indultos a anticastristas

"El gobierno revolucionario anuncia que a partir de este minuto (...) quedan rotas por tiempo indefinido las relaciones diplomáticas entre la República de Cuba y la de Panamá, un Estado que ha demostrado ser incapaz de evitar la monstruosa acción que acaba de realizarse", dijo el gobierno en un comunicado.

LA HABANA/CIUDAD DE PANAMA.- El gobierno cubano rompió el jueves relaciones diplomáticas con Panamá después de que la saliente presidenta de ese país, Mireya Moscoso, indultó a cuatro anticastristas condenados hasta ocho años de cárcel por conspirar para matar en el 2000 al presidente Fidel Castro.

"El gobierno revolucionario anuncia que a partir de este minuto (...) quedan rotas por tiempo indefinido las relaciones diplomáticas entre la República de Cuba y la de Panamá, un Estado que ha demostrado ser incapaz de evitar la monstruosa acción que acaba de realizarse", dijo el gobierno en un comunicado.

El quiebre había sido previamente anunciado como la primera medida que tomaría Cuba si se materializaba el indulto a los disidentes, encabezados por Luis Posada Carriles.

Posada, un exiliado cubano que recibió entrenamiento de la CIA, había estado antes preso en Venezuela por su participación en la planeación de un ataque en 1976 contra la aerolínea Cubana de Aviación en Barbados, en el que murieron 73 personas.

En 1985, el disidente escapó de la prisión venezolana supuestamente disfrazado de sacerdote.

Los otros indultados fueron Guillermo Novo, Pedro Crispín y Gaspar Jiménez, quienes salieron de la capital de ese país bajo un operativo de seguridad la madrugada del jueves con destino a Miami.

Un quinto involucrado, el cubano nacionalizado panameño César Matamoros no fue indultado.

"La presidenta de Panamá, cómplice y protectora del terrorismo, cargará con la responsabilidad histórica de esta acción repugnante y traicionera y será responsable de nuevos crímenes que estos execrables asesinos puedan cometer", dijo el gobierno cubano en su declaración.

Las relaciones diplomáticas entre Cuba y Panamá se restablecieron en 1994 durante la presidencia de Ernesto Balladares, después de que fueron interrumpidas durante la invasión de Estados Unidos al país centroamericano.

Cuba ha reiterado que pese al traspié con el gobierno de Moscoso, mantiene un "profundo aprecio" por el pueblo panameño que tendrá como presidente desde el 1 de septiembre a Martín Torrijos, hijo de Omar Torrijos, el ex hombre fuerte de Panamá en la década de 1970 y cercano al gobierno de Castro.

Razones humanitarias

El indulto, que fue anticipado hace casi dos semanas por el gobierno de Cuba en sendas declaraciones, se realizó por razones humanitarias, explicó la presidenta panameña que termina su mandato el 31 de agosto.

"Este indulto lo di por razones humanitarias, porque sabía que si estos señores se quedaban así, serían extraditados a Cuba y Venezuela (donde Posada Carriles también enfrenta cargos) y allá seguro los iban a matar", dijo Moscoso a periodistas al justificar su decisión.

Novo, de 65 años, estuvo involucrado en el asesinato del ex canciller socialista chileno Orlando Letelier, quien murió en un atentado explosivo en Washington en 1976.

Posada también es sospechoso de haber sido el autor intelectual de una campaña de explosiones en zonas turísticas de Cuba en 1997 y trabajó para la policía política venezolana, Disip.

En Miami, Ninoska Pérez Castellón, portavoz del Concilio Cubano por la Libertad, dijo a Reuters que Novo, Jiménez y Crispín, llegaron a un aeropuerto local de la ciudad en aviones privados y fueron recibidos por familiares.

Versiones de la prensa panameña señalaron que Posada Carriles, sobre quien Panamá rechazó pedidos de extradición de Cuba y Venezuela antes de que fueran condenados, podría haber viajado a "un país centroamericano".

Posada Carriles enfrenta cargos de falsificación de documentos en El Salvador, según informó el presidente salvadoreño Elías Antonio Saca.

"No ha ingresado ni va a ingresar ni va a tener permiso del gobierno para quedarse en El Salvador. Ya se ha girado una orden (para ello)", aseguró el presidente de ese país.

La justicia panameña había condenado a Posada Carriles y a Gaspar Jiménez a ocho años de prisión en Panamá por delitos contra la seguridad pública, peligro común, y falsificación de documentos.

La fiscalía panameña ha dicho que Posada Carriles, un exiliado cubano, planeaba matar a Castro al hacer estallar explosivos mientras el líder pronunciara un discurso en la Universidad de Panamá, el 18 de noviembre del 2000, al final de la Cumbre de jefes de Estado.

Novo, Crispín y Matamoros fueron condenados a 7 años de cárcel por atentar contra la seguridad colectiva.

El gobierno de Castro asegura que con la excarcelación, Moscoso busca congraciarse con el presidente estadounidense George W. Bush en su búsqueda de respaldo de los cubanos residentes en Miami en las próximas elecciones presidenciales de ese país.

Sin embargo, el portavoz del departamento de Estado norteamericano, Adam Ereli, dijo a periodistas que su país nunca ha realizado gestiones de ningún tipo en pos del indulto en este caso.
Reuters
Jueves, 26 de Agosto de 2004, 20:41
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion