Enfrentamientos en Bagdad dejan al menos 13 muertos y 55 heridos

Algunos de los muertos y heridos se produjeron cuando un helicóptero norteamericano disparó contra una multitud que celebraba la destrucción de un vehículo militar estadounidense.

BAGDAD.- Milicianos chiítas lanzaron una de las más feroces ofensivas con proyectiles de morteros hasta la fecha, atacando la Zona Verde donde está la embajada de Estados Unidos y oficinas del gobierno, y destruyendo un vehículo militar estadounidense. Por lo menos 13 personas murieron y 55 fueron heridas, algunas de ellas cuando un helicóptero norteamericano disparó contra una multitud que celebraba la destrucción del vehículo.

Después del amanecer, las detonaciones continuaban, y las fuerzas estadounidenses, a bordo de vehículos blindados, recorrían las calles en busca de los combatientes.

Por otra parte, un atacante suicida hizo detonar un automóvil cargado de explosivos a las puertas de la prisión de Abu Ghraib, escenario de maltratos cometidos por soldados estadounidenses contra prisioneros. El atacante murió pero no hubo otras bajas, dijo el ejército de Estados Unidos. Guardias estadounidenses dispararon contra el conductor del vehículo antes de que pudiera llegar a la puerta de la cárcel, informó un comunicado militar.

Proyectiles de cohetes y morteros comenzaron a caer antes del amanecer en la Zona Verde, y en otras partes del centro de Bagdad. Como los ataques continuaron al salir el sol, tropas estadounidenses respaldadas por vehículos blindados avanzaron por las calles buscando a los milicianos.

Un vehículo blindado Bradley que se dirigió a la calle Haifa para ayudar a una patrulla estadounidense fue alcanzado por una bomba que detonó al costado del camino, dijo el ejército. Los cuatro tripulantes lograron escapar con lesiones menores.

Cuando los estadounidenses se retiraron del sitio, jubilosos combatientes y jovencitos comenzaron a rodear el vehículo incendiado, bailando y lanzando exclamaciones de alegría. Varios adolescentes colocaron sobre la torreta del principal cañón del Bradley un estandarte negro del grupo Tawhid y Guerra Santa, encabezado por el terrorista Abu Musab al-Zarqawi, vinculado a la red Al Qaeda.

De repente, un helicóptero Apache, del ejército de Estados Unidos, sobrevoló el sitio en torno al Bradley y comenzó a disparar. Testigos dijeron que varias personas, entre ellas el corresponsal de la emisora de televisión árabe Al-Arabiya, murieron en el ataque. Un camarógrafo iraquí que trabaja para la agencia noticiosa británica Reuters también fue herido.

Una video de al-Arabiya mostró al empleado, Mazen al-Tumeizi, aprestándose a transmitir un informe. De repente, se observó una explosión a sus espaldas. Al-Tumeizi se dobló en dos y comenzó a gritar, "Me estoy muriendo, me estoy muriendo", y varios de sus colegas trataron de ayudarlo.

El mayor Phil Smith, vocero de la Primera División de Caballería, explicó que el helicóptero disparó para destruir el vehículo incendiado, "a fin de garantizar la seguridad de la gente que lo rodeaba".

Saad al-Amili, funcionario del ministerio de Salud Pública, dijo que 13 personas murieron y 55 fueron heridas, todas ellas en la calle Haifa, donde el helicóptero disparó a la multitud. Se podían ver zapatos, charcos de sangre y escombros en la calle.
AP
Domingo, 12 de Septiembre de 2004, 07:10
Comentarios mejor valorados en Internacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion