El Reino Unido condona deudas de países más pobres

Con la medida, el ministro quiere alentar a otras naciones ricas a hacer lo mismo para levantar la carga de la deuda que pesa sobre las naciones en vías de desarrollo.

LONDRES.- Gordon Brown, el titular de Economía británico, prometió que el Reino Unido condonará la deuda externa que le deben los países más pobres del mundo.

Con la medida, el ministro quiere alentar a otras naciones ricas a hacer lo mismo para levantar la carga de la deuda que pesa sobre las naciones en vías de desarrollo.

Entre los países que se beneficiarán en la primera fase se cuentan Bolivia, Guyana y Nicaragua, según le confirmó a la BBC Marian Davies del Ministerio de Economía en Londres. Honduras calificará apenas cumpla con los requisitos que le faltan.

El monto que los países pobres le deben al Reino Unido representa el 10% de la deuda total al Banco Mundial y otros bancos de desarrollo.

"A pesar de que no existe un acuerdo internacional sobre el 100% del alivio de la deuda multilateral, el Reino Unido hará más", prometió Brown.

"Saldaremos la parte que nos corresponde de los pagos de los países de bajos ingresos que acojan las reformas. Pagaremos por ellos la porción que le deben al Banco Mundial y al Banco de Desarrollo Africano que le corresponde al Reino Unido".

Para el país y el mundo

El anuncio, que ya había sido anticipado en una reunión con activistas contra la deuda externa y a favor del comercio justo, fue hecho en el marco de la conferencia del Partido Laborista, que podría ser la última antes de los próximos elecciones generales británicas, que aún no tienen fecha.

Debido a que las campañas electorales en el Reino Unido duran unas pocas semanas, las convenciones anuales de los principales partidos políticos en vísperas del llamado a las urnas adquieren un valor agregado.

Pero el compromiso cobra aún más importancia porque en este momento Brown es el director del grupo encargado de formular las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La iniciativa podría servir como medida de presión para que otros acreedores -como Estados Unidos, Japón y Alemania- la imiten. Al parecer, Francia y Canadá planean anunciar planes similares en el futuro cercano.

Antes que nunca

En su discurso, Brown resaltó que ya se anticipa un retraso de más de un siglo para el cumplimiento de las promesas hechas en 2000, conocidas como las Metas del Milenio.

"Al ritmo actual de progreso, en África subsahariana, la promesa de educación primaria para todos no se cumplirá en 2015 sino en 2130, 115 años demasiado tarde; la promesa de reducir la pobreza a la mitad en 2150; 135 años demasiado tarde; la promesa de reducir la mortalidad infantil en 2165, 150 años demasiado tarde", señaló.

Según Brown, "150 años es demasiado tiempo para una población que espera justicia; 150 años es muy tarde si hay niños muriendo en África cuando hay medicinas en el resto del mundo para curarlos; 150 años es mucho esperar para que se cumplan las promesas y para que un lazo de confianza sea honrado; 150 años es demasiado esperar cuando lo único que le hace falta al mundo es la voluntad de actuar".

Su intención, dijo, es presentar en Washington -a donde viajará esta semana- en la reunión anual del FMI y en las del G7 y el Banco Mundial, la propuesta de que hagan un esfuerzo conjunto para que la pobreza pase a la historia.

Con beneplácito

Los activistas que luchan por la cancelación de la deuda externa piensan que esta iniciativa, para la que se reservarán US$150 millones al año, podría ser decisiva en los esfuerzos para aliviar la carga de la deuda en el mundo en desarrollo.

La idea es que los gobiernos de los países pobres puedan destinar el dinero que no tengan que pagar a programas de salud, educación y desarrollo económico.

A Lucia Fry, de la ONG VSO, le alegró la noticia y dijo que su organización "hace eco de su llamado a los otros miembros el G7. Un 10% de reducción es bueno pero hasta que se cancele la totalidad de la deuda externa las metas no serán realistas".

También Peter Hardstaff, del Movimiento para el desarrollo mundial, considera el anuncio de Brown como un paso en la dirección correcta pero piensa que debe ir más lejos.

"Lo más importante es que desista de las medidas de liberalización del mercado que impone como condición para el alivio de la deuda", opina Hardstaff pues "estas no sólo retrasan la cancelación de la deuda sino que se ha demostrado que incrementan la pobreza".
BBC.Mundo
Lunes, 27 de Septiembre de 2004, 13:50
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion